Álvaro de Iglesia Santos

(La Coruña, 1859 - La Habana, 1940) Escritor cubano. Aunque su auténtico nombre era el de Álvaro de Iglesia Santos, firmó gran parte de su obra de creación -sobre todo, sus numerosos relatos- con el pseudónimo literario de Pedro Madruga.

A muy temprana edad se trasladó a la isla caribeña, en donde se afincó y, tras su independencia, adquirió la nacionalidad cubana. Inclinado desde su juventud al cultivo de la literatura, comenzó a darse a conocer como escritor merced a los escritos que fue publicando en diferentes rotativos y revistas, donde adquirió un considerable prestigio literario que, a mediados de la última década del siglo XX, consolidó con la publicación de la novela titulada Adoración (1894), considerada unánimemente por la crítica especializada como su obra maestra. Se trata de una narración extensa que compendia en sí todas las características formales y temáticas, así como los contenidos ideológicos, del romanticismo difundido por el área cultural del Caribe.

Al margen de esta novela, Pedro Madruga gozó de gran celebridad por los relatos breves que publicó en la prensa cubana de finales del siglo XIX y comienzos de la siguiente centuria. Con todo, el género que le granjeó mayor notoriedad fue el cuadro costumbrista, en el que hizo gala de una prosa ágil y vibrante que describía a la perfección los ambientes, las formas de vida y los tipos humanos más representativos de la isla.

Los mejores escritos costumbristas de Álvaro de Iglesia Santos quedaron recogidos entre las páginas de Pepe Antonio (1903), Tradiciones cubanas (1911), Cuadros viejos (1915) y Cosas de antaño (1916).