Isaac II Ángelo

(Isaac II Ángelo o el Ángel; ?, 1155 - Constantinopla, 1204) . Emperador de Bizancio (1185-1195 y 1203-1204). Fue el primer representante de la dinastía Ángel. Durante sus años de reinado superó las numerosas complicaciones que se presentaron, pero a pesar de su habilidad como gobernante, a su muerte, el Imperio estaba más debilitado, debido sobre todo a los problemas en los Balcanes.

Hijo de Andrónico el Ángel, ocupó el trono de Bizancio el 12 de septiembre de 1185, después de que una revolución destronase a Alejo I Comneno, último de los emperadores Comneno. Fueron la dureza del gobierno de Alejo y el temor a los normandos, que recientemente habían conquistado Tesalónica, las causas que elevaron a los Ángel al trono imperial.


Isaac II Ángelo y su hijo Alejo IV

El mismo año de la coronación de Isaac, su caudillo, Alejo Dranas, derrotó al normando Guillermo II y puso en fuga al ejército normando que se dirigía hacia Constantinopla. Después de expulsar a los normandos en los Balcanes, estalló allí una insurrección contra el Imperio, dirigida por los hermanos valaco-búlgaros Pedro y Asen. El basileo mandó a sus generales contra los hermanos, pero finalmente se puso en persona al frente de las tropas durante las campañas de los dos años siguientes, con el fin de evitar rebeliones dentro del ejército.

Los problemas internos obligaron a Isaac a firmar la paz con Pedro y Asen en otoño de 1188 y los búlgaros se declararon independientes. Para asegurar la paz con los normandos, Isaac se alió con el rey de Sicilia, Tancredo di Lecce, y casó a su hija Irene con Roger, primogénito de Tancredo.

Isaac II firmó un pacto con el emperador alemán Federico I Barbarroja, por el que se comprometió a colaborar con él en la Cruzada y a aprovisionar a las tropas alemanas en su camino hacia Constantinopla. Sin embargo, consciente de que Barbarroja había pactado asimismo con el sultán de Iconio, enemigo de Bizancio, estableció a su vez una alianza con Saladino contra el sultán de Iconio y obstaculizó en todo lo posible la expedición de los alemanes.

La ineptitud de Isaac II en las negociaciones llevó a que los alemanes se apoderasen de Adrianópolis y Philippopolis y llegasen a marchar contra Constantinopla a principios de 1190. Pero ante la imposibilidad de tomar Constantinopla, los dos emperadores firmaron la paz y los cruzados atravesaron los Dardanelos.

Mientras tanto, el problema en los Balcanes se agravaba. Isaac II organizó expediciones anuales entre 1191 y 1194, que fueron derrotadas en todas las ocasiones. La campaña de 1194 fue especialmente desastrosa y en 1195 el basileo acudió en persona a la guerra. En abril, cuando Isaac se encontraba acampado en Kypsella, al sur de la Tracia, surgió una conspiración dentro de la familia real, encabezada por Alejo, hermano del emperador. Éste se puso al frente de una insurrección del ejército, asumió el trono (Alejo III el Ángel) y ordenó capturar a Isaac, a quien arrancaron los ojos y mantuvieron cautivo en Constantinopla.

Su reinado estuvo plagado de conspiraciones y rebeliones. Para menguar el poder de la nobleza, evitó conceder importantes cargos administrativos a los miembros de las principales familias, a quienes asignó una función meramente militar. Isaac, en consecuencia, se apoyó en la burocracia creada por él en Constantinopla. El emperador mostró especial atención a los asuntos administrativos, militares y diplomáticos.

En 1203 Isaac II fue restaurado en el trono, gracias a los esfuerzos de su hijo, Alejo IV, que reinó junto con su padre y con el apoyo de los cristianos de la IV Cruzada. Un año después fue asesinado en la cárcel, tras el éxito de una conspiración del mayordomo de palacio, Alejo Ducas Murzuflo, que reinó como Alejo V.

Cómo citar este artículo:
Fernández, Tomás y Tamaro, Elena. «». En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea [Internet]. Barcelona, España, 2004. Disponible en [fecha de acceso: ].

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información