José Iturriaga y Aguirre

(Azpeitia, 1699 - Pampatar, 1767) Marino y político español. Tras haber servido en la Armada, fue nombrado director de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas; a causa de la experiencia adquirida en dicho cargo, fue designado comisario en la comisión que debía determinar las demarcaciones de los límites hispano-portugueses en la región brasileña situada entre los ríos Orinoco y Amazonas, en cumplimiento del Tratado de Límites (1750). Para ello encabezó una expedición al río Orinoco (1754), en la que se exploró la Guayana y se levantaron mapas de sus costas. También recorrió el río Apure, y las regiones del Cuchivero y del Cauta, y fundó los establecimientos de Ciudad Real o Altagracia y Cuchivero (Venezuela). Durante la expedición, interrumpida en 1760, además de exploraciones y fundaciones importantes, se realizaron descubrimientos biológicos y geográficos. José de Iturriaga fue nombrado comandante general de las fundaciones del Orinoco y Río Negro (1762).

Nacido en el seno de una familia perteneciente a la elite local, sentó plaza de guardamarina en la Armada en febrero de 1718; en 1733 ascendió a teniente de navío, en 1739 a capitán de fragata, en 1745 a capitán de navío y en 1752 a jefe de escuadra. Fue alcalde de su lugar de nacimiento y diputado general de Guipúzcoa en 1727. Su condición conjunta de miembro de la Real Armada y de la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas, dedicada al comercio del cacao venezolano, explica que, declarada la guerra con Gran Bretaña en 1739, se le confiaran importantes comisiones en América.

En diciembre de 1741 recibió el mando de cinco navíos de socorro destinados a Cuba. Posteriormente se dirigió a Venezuela, donde participó en los combates de Puerto Cabello y en la célebre defensa de La Guaira frente a la escuadra inglesa del almirante Knowles. También tomó parte en labores de corso y preparó un proyecto de mejora de las fortificaciones de Puerto Cabello.

En los años posteriores, Iturriaga se convirtió en un verdadero experto en cuestiones relacionadas con Venezuela. En octubre de 1749 se encontraba en España, donde publicó un Manifiesto que pretendía probar los beneficios traídos por la Guipuzcoana y la ilegalidad de la rebelión de pequeños cosecheros y contrabandistas que se acababa de levantar contra ella.

Durante esta etapa las relaciones de Iturriaga con el poder fueron excelentes, ya que formaba parte del equipo de colaboradores del marqués de la Ensenada como miembro de las juntas de asesoramiento presididas por Sebastián de Eslava. De talante experimentado y veterano en lo referente al mundo americano, en 1751 el ministro de Estado José de Carvajal lo llamó para que se ocupara del mando de la Expedición de Límites que se estaba organizando en ejecución del Tratado de Límites hispano-portugués de 1750.

Investido caballero del hábito de Santiago, Iturriaga culminó con este nombramiento una carrera dedicada a la guerra y el comercio. Entre 1754 y 1761 desempeñó labores expedicionarias en el Orinoco. Por fin, sirvió hasta 1767 el cargo de Comandante de Nuevas Poblaciones, un proyecto dirigido a la consolidación de la presencia española en la Guayana. Gravemente enfermo, se desplazó a la isla Margarita para restablecerse, pero falleció al poco de llegar a su capital, Pampatar.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información