Vsevolod Ivanov

(Vsevolod Viacheslávovich Ivanov; Lebiajie, 1895 - Moscú, 1963) Escritor soviético. A los catorce años abandonó la escuela y la familia para seguir a un circo. Durante mucho tiempo llevó una vida errante, y trabajó en oficios tan diversos como camarero, descargador, marinero, tipógrafo y faquir.

En 1921 llegó a Petrogrado con una carta de recomendación del periódico Soviestskaya Sibir (Siberia Soviética) en el que habían publicado algunos cuentos para Gorki. Éste se interesó por la suerte del joven Ivanov, lo presentó a Hermanos Serapione y le ayudó a que salieran publicados sus relatos en Krasnaya Nov: Partizany (1921) Partigiani y El tren blindado 14-69 (1922).

La carrera literaria de Ivanov comenzó con un éxito espectacular, al que siguió un constante declive. Fue un autor muy fecundo, que entre 1921 y 1923 había escrito todo lo que le garantiza un lugar en la historia de la literatura rusa: las novelas Vidrios de colores, de 1922, Arena, de 1923, El día de Buda, de 1923, y numerosos Cuentos, entre ellos Ditja (1922), quizás el mejor.

En estos años, Ivanov representa al clásico romántico revolucionario: ve la revolución como un choque de fuerzas impersonales, un fenómeno natural, y la describe en cuentos breves, casi anécdotas, escasos en penetración psicológica pero ricos en "pathos". Incluso sus novelas de esta época no son novelas propiamente dichas, pues les falta unidad argumental. Su estructura está fragmentada en varios planos, y continuos juegos de palabras y neologismos delatan la deuda pagada a la prosa ornamental. En Ivanov, además, ésta se mezcla con una fuerte tendencia regionalista, que le convierte en pionero de la literatura soviética siberiana.

Su manera de ver la vida y la revolución como algo ciego y casual, como un triunfo del instinto, empezó a desatar las críticas. Así, El misterio de los misterios recibió la acusación de prestar demasiada atención al lado oscuro, salvaje y biológico del alma humana, así como también Michail-Serebrianaya dver (1929) y Osobnjak (1928).

Ivanov intentó adaptarse a los nuevos tiempos y escribió la novela "proletaria" Acero del Norte, de 1925; dos piezas teatrales, El tren blindado 14-69, basada en el cuento homónimo, y El asedio, de 1928; y una novela sobre el plan quinquenal, Viaje al país que todavía no existe, de 1930; pero en general los resultados fueron decepcionantes.

Tras la extensa y colorida novela autobiográfica Las aventuras de un faquir, de 1935, también inferior a su producción precedente, Ivanov regresó al tema de la revolución con Parchomenko (1939), biografía novelada de un famoso héroe de la guerra civil, visto desde una nueva óptica más realista y más histórica, pero inevitablemente condicionada por la atmósfera de "culto a la personalidad". Durante la guerra, Ivanov abordó sin mucho éxito los temas históricos con las novelas En el campo de Borodín, de 1943, y Durante la toma de Berlín, de 1946. Esta última fue mencionada entre las novelas "perjudiciales" en un célebre discurso de Zdanov.

Más tarde, trató sobre temas literarios y escribió Encuentros con Gorki, de 1947 y la pieza teatral Lomonosov (1953). Su última obra, Vamos a la India, de 1960, es una reelaboración de las Aventuras de un faquir. Gran parte de la obra de Ivanov permanece inédita.

Cómo citar este artículo:
Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). . En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España). Recuperado de el .

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información