Ub Iwerks

(Kansas City, Missouri, 1901 - Burbank, California, 1971) Director de cine, técnico de animación y de efectos especiales y dibujante de comics estadounidense, uno de los creadores más relevantes en el desarrollo de la compañía Walt Disney, en la cual trabajó con total discreción gran parte de su vida. Considerado un genio de la técnica, Iwerks fue asimismo uno de los más grandes artistas del cómic y el dibujo animado.

Su padre, Ert Ubbe Iwerks, era un emigrante holandés que llegó a Kansas City con la ilusión de hacer fortuna. Montó una barbería y poco después se casó. Su primer hijo, Ub, heredó de su progenitor la afición por la fotografía y el dibujo. En 1914 el muchacho se graduó en la escuela Ashland Grammar, y poco después comenzó a trabajar en la empresa Union Bank Note, donde permaneció hasta 1917.

Dos años después, sus buenas dotes para el dibujo le abrieron las puertas de una compañía de diseño publicitario y comercial, el Pesmen-Rubin Commercial Art Studio. Es allí donde conoció a Walt Disney, con quien le unió una estrecha amistad, sobre todo a raíz de que ambos fueron despedidos y decidieron montar un negocio por cuenta propia.

Desconocedores de lo complicado que era mantener en marcha un estudio, fracasaron en su tentativa empresarial, así que tuvieron que volver a contratarse en una compañía ajena, en este caso la Kansas City Film And Company, donde comenzaron a realizar tareas de animación en pequeñas películas comerciales. El año 1922, aprovechando que habían obtenido experiencia y, lo más importante, habían logrado reunir una clientela estable, Disney e Iwerks volvieron a probar suerte como negociantes. Roy Disney, hermano de Walt, los ayudó en este nuevo proyecto empresarial que llevó por nombre Laugh-o-Gram.

Aunque sus primeros cortometrajes de dibujos animados tuvieron cierto atractivo comercial, los impagos de sus distribuidores y clientes los llevaron a la quiebra. No obstante, antes de cerrar definitivamente la empresa, rodaron la película que fue su salvación, Alice's wonderland (1923), filme en el que se entremezclan la imagen real y el dibujo animado. Disney viajó a Hollywood con la cinta y se la mostró a la distribuidora Margaret J. Winkler, que patrocinó una serie de cortometrajes con las mismas características.


Walt Disney y Ub Iwerks

Disney entendió que le era imposible realizar la tarea en solitario y llamó a Iwerks, que de inmediato viajó a California para colaborar en las películas de Alice. El trabajo del equipo se acumuló cuando comenzaron a realizar los dibujos animados de otro personaje, el conejo Oswald. Hacia 1928 el productor Charles Mintz, socio de Margaret J. Winkler, confió en Walter Lantz, futuro creador del Pájaro Loco, para que coordinara a los animadores de Oswald. Disney se quedó fuera del proyecto e Iwerks, por fidelidad a su amigo, permaneció junto a él, compartiendo la difícil situación que se les presentaba, pues no tenían un personaje que les asegurara el futuro. Además, Ub acababa de casarse en 1926 con Mildred Sarah Menderson, quien le dio dos hijos, Donald y David.

Años después, Walt Disney relataría que, por esas fechas, viajando en tren a Nueva York, imaginó a un ratón llamado Mortimer, al que luego rebautizó como Mickey Mouse por consejo de su esposa. Parece probable que esta anécdota forme parte de la leyenda con que Disney quiso rodear toda su biografía desde la fundación del Disney Southern California Studio. Otra versión, más verosímil, cuenta que fue Iwerks el verdadero diseñador del ratón más famoso del mundo. Sus bocetos de Mickey gustaron a Walt y Roy Disney, quienes aprobaron la realización de un primer cortometraje, Plane crazy (1928), que Iwerks animó él solo en su integridad.

El mismo año se estrenó Steamboat Willie, otra película con Mickey que, además, fue el primer filme de animación sonoro. La intervención de Iwerks resultó decisiva para la continuidad de los proyectos en la compañía de los Disney. Animó y diseñó los primeros títulos de la serie Sinfonías tontas, aparte de formar a los nuevos artistas que empezaban a trabajar a su lado. Asimismo, se encargó de dibujar las conocidas historietas de Mickey Mouse que el King Features Syndicate distribuyó en la prensa americana desde el 13 de enero de 1930.

Pero el trabajo junto a Walt no era fácil, pues ya presentaba las dotes de férreo liderazgo que luego lo enfrentaron con otros dibujantes. Iwerks, que tanto había dado a la compañía, no entendía por qué Disney criticaba sus métodos de trabajo, por qué discutía su manera de organizar la animación en el estudio. Harto de esta situación y guiado por sus propias ambiciones, atendió las sugerencias del distribuidor Pat Powers, propietario de la compañía Celebrity Productions, y abandonó a los Disney para trabajar por cuenta propia.

Formado en 1930, el Ub Iwerks Studio inició su marcha con los cortometrajes dedicados a la rana Flip (1931-1933), que fueron un relativo fracaso y no lograron sino agriar aún más el ambiente entre Ub y Walt Disney quien, no obstante, aceptó la opinión de su hermano Roy, que seguía considerando a Iwerks el mejor colaborador que jamás habían tenido. Trabajó luego en la animación de películas con el personaje Willie Whopper (1933-1934). En 1937 la Warner Brothers lo nombró director de dos cortometrajes con otra figura con larga trayectoria comercial, el nervioso cerdito Porky Pig.

Cada vez le agradaba menos la tarea de animación, que antes era casi obsesiva para él, y empezó a experimentar en el campo de la ingeniería. Iwerks perfeccionó un sistema de cámara multiplano, artilugio que más adelante fue decisivo en el rodaje de producciones de animación. También desarrolló un impresor óptico útil para efectos de fotografía complejos. Su taller acabó asemejándose a un laboratorio científico, y fue esa nueva pasión la que le abrió nuevamente las puertas de la compañía Disney.

La fecha oficial de la reconciliación entre Walt y Ub fue el año 1940, cuando firmó su contrato como ingeniero asesor al servicio de las nuevas películas de Disney. Su contribución en ese campo fue sobresaliente. De hecho, incluso llegó a desarrollar algunas de las atracciones más espectaculares del primer parque temático de la firma, Disneylandia. Por otro lado, su sistema fotográfico que permitía intercalar personajes reales en fondos animados fue muy útil en películas como Mary Poppins (1964), de Robert Stevenson.

Pero donde más brilló su talento como truquista fue en Los pájaros (1963), de Alfred Hitchcock, largometraje en el cual combinó con soberbios resultados todos sus avances tecnológicos. Premiado con dos Oscar por sus diseños técnicos, Iwerks permaneció fiel a Disney y su compañía hasta su muerte. El hombre que dibujó y seguramente creó al ratón Mickey guardó silencio cuando Walt reinventó su trayectoria, apropiándose en gran medida de unos méritos que también a él correspondían.

Seguramente Iwerks comprendió la estrategia de su jefe, que había personalizado la compañía, acreditándose como un gran gestor de talentos ajenos que, en calidad de productor, ponía su firma allí donde otros dibujantes ponían su creatividad personal, siempre al servicio de una línea temática bien definida. A la grandeza de Disney, que supo edificar un imperio económico, ha de sumarse el nombre de Iwerks, su más importante colaborador.