Wojciech Jaruzelski

(Wojciech Witold Jaruzelski; Kurow, 1923) General y político polaco que fue jefe de Estado y secretario general del Partido Comunista de Polonia (1981-1985) y presidente del país (1989-1990). Fue nombrado jefe de Estado cuando el país se hallaba en el punto culminante de una grave crisis social y económica, tras las huelgas organizadas por el sindicato Solidarnosc dirigido por el líder sindical Lech Walesa. En su condición de jefe de Estado, favoreció la pacificación y la transición al régimen democrático antes de retirarse de la vida pública.


Wojciech Jaruzelski

Deportado junto con toda su familia por las tropas invasoras del Ejército Rojo de la URSS tras el pacto firmado entre Hitler y Stalin, el joven Jaruzelski se enroló en el ejército polaco para luchar contra las tropas anticomunistas en el este de Polonia. Al finalizar la contienda, permaneció en el ejército con el propósito de estudiar en la Escuela de Oficiales de Infantería y en la Academia del Estado Mayor General de Varsovia. En 1947 ingresó en el Partido Comunista Obrero Polaco. En 1956 se convirtió en el general más joven de todo el ejército polaco.

Tras ser nombrado, en 1960, general jefe del Departamento Político del Ejército, al año siguiente fue elegido diputado del Sejm (cámara baja polaca). Nombrado jefe del Estado Mayor en 1965, finalmente accedió al ministerio de Defensa en 1968, cargo que siguió ocupando hasta 1983, después de que el 9 de enero de 1981 se le confiara la jefatura del Estado por su firmeza para tratar con el movimiento obrero emergente agrupado en torno a la fuerza sindical de Solidarnosc (Solidaridad), liderada por Lech Walesa.

A finales del mismo año, ante la persistencia de la crisis económica que embargaba al país y que estaba provocando un aumento considerable de los precios y de las huelgas obreras amparadas por Solidarnosc, Jaruzelski optó por declarar la ley marcial y la prohibición de los sindicatos obreros, al tiempo que ordenaba encarcelar a los principales dirigentes de Solidarnosc para descabezar la organización, motor principal de las protestas contra el régimen comunista.

Cuando fue imposible ignorar por más tiempo el profundo malestar popular, Jaruzelski levantó la ley marcial y puso en libertad a todos los sindicalistas encarcelados durante las jornadas huelguistas de diciembre de 1981, entre ellos a Lech Walesa, con el que se avino a emprender conversaciones para asegurar una coexistencia pacífica entre ambas posturas, conversaciones que debían conducir a un proceso política aperturista.

Jaruzelski inició una serie de gestos políticos muy concretos que denotaban un profundo cambio en el sistema político del país, siguiendo el modelo de la glasnost (política de transparencia informativa) y de la perestroika (reestructuración) que el líder soviético Mijail Gorbachov estaba imponiendo en la URSS desde 1985. Ese mismo año, Jaruzelski renunció a su puesto de jefe del Estado para desempeñar el cargo de presidente del Consejo de Estado. En 1989, Jaruzelski culminó el proceso hacia los cauces democráticos al entablar negociaciones periódicas con Walesa para legalizar definitivamente el sindicato y establecer un calendario para la celebración de elecciones libres a la presidencia del país.

La caída del Muro de Berlín y el desplome de la URSS ese mismo año aceleró el proceso. Jaruzelski fue elegido por el Sejm para ocupar la presidencia del Estado después de renunciar a todos sus cargos en el Partido Comunista de Polonia. En septiembre de 1990 abandonó voluntariamente el poder para permitir la celebración de las elecciones que ganó con mayoría aplastante Lech Walesa.

En abril del año 1995, Jaruzelski fue acusado de ser el responsable de la muerte de cuarenta y cuatro manifestantes a manos del ejército durante su mandato como ministro de Defensa y de imponer la ley marcial a finales del año 1981. En relación a este último hecho, sus acusadores no lograron ponerse de acuerdo acerca de si la medida fue decretada para reprimir salvajemente la oposición política al régimen comunista o si, por el contrario, fue llevada a cabo para prevenir una más que probable invasión soviética del país, cuya represión habría sido mucho peor. Finalmente, un comité parlamentario de urgencia decidió no perseguirle por sus vinculaciones políticas en el pasado y pasar página.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información