San Jorge

Mártir cristiano del siglo IV. Aunque la vida de San Jorge está teñida de elementos fabulosos, se que sabe su sepulcro en Lydda (Palestina) fue muy frecuentado desde tiempos antiguos, y que su culto se había extendido por Oriente y Occidente antes del siglo XII. Patrón de Inglaterra, de Rusia, de Portugal y de Cataluña, el episodio más representado y representativo de la leyenda de San Jorge es su lucha contra el dragón para salvar a la doncella.


Lucha de San Jorge y el dragón (c.1607), de Rubens

Según las tradiciones más antiguas, Jorge era un príncipe de Capadocia que sirvió como oficial en el ejército del emperador romano Diocleciano. El único hecho de su vida atestiguado por fuentes fiables parece ser su martirio: hacia el año 303, San Jorge fue decapitado por profesar el cristianismo en Lydda, Palestina (hoy Lod, Israel). Se cuenta que el martirio fue ordenado por el propio Diocleciano, después de que San Jorge le recriminara la cruenta persecución de los cristianos que el emperador había iniciado ese mismo año.

La leyenda de la lucha de San Jorge contra un dragón para liberar a una princesa o doncella se forjó a finales del siglo X, y ha sido interpretada por algunos autores como una alegoría de la victoria sobre el paganismo: el dragón acechaba a una población pagana de Libia, y sus habitantes trataban de aplacarlo mediante sacrificios, llegando a ofrecerle la hija del rey; tras vencer San Jorge al dragón, la población se convirtió al cristianismo.

San Jorge fue patrón de varias órdenes de caballería durante la Edad Media y es el santo patrón de Inglaterra, pese a no existir ninguna conexión entre este país y el personaje; también es patrón de otros países, regiones y ciudades: Rusia, Portugal, Cataluña y Aragón en España y la ciudad de Génova en Italia. La Sagrada Congregación de Ritos suprimió su nombre del santoral en 1961, pero autorizó su conmemoración, como mártir, el día 23 de abril.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información