Josefina Bonaparte

(Marie-Josèphe Rose Tascher de la Pagerie, llamada Josefina de Beauharnais o Josefina Bonaparte; Trois-Îlets, Martinica, 1763 - Malmaison, Francia, 1814) Emperatriz de Francia (1804-1809). Esposa en segundas nupcias de Napoleón, Josefina Bonaparte vivió vinculada en primera instancia a la aristocracia para, después del período revolucionario, acceder a la más alta dignidad del estado francés como emperatriz consorte.


Josefina Bonaparte (detalle de un retrato de François Gérard, 1801)

Marie-Josèphe Rose Tascher de la Pagerie nació en Trois-Îlets, en la isla de Martinica, el 23 de junio de 1763. Hija de un lugarteniente de la marina, se casó con el vizconde Alexandre de Beauharnais en 1779, trasladando entonces su residencia a París. Sin embargo, la unión entre ambos no resultó feliz y, tras el nacimiento de sus dos hijos, el matrimonio se separó a causa de las «maneras provincianas» de Josefina a los ojos de él. Durante la Revolución Francesa el vizconde de Beauharnais fue guillotinado (1794), y la propia Josefina permaneció confinada hasta el 9 de Termidor.

Conseguida su liberación, Josefina se convirtió en una de las figuras más populares de la sociedad parisiense, y por mediación del vizconde Paul Barras, destacado miembro del Directorio, conoció al entonces general Napoleón Bonaparte, con quien contraería matrimonio civil en 1796. Sus contactos sirvieron para que Napoleón fuera nombrado general en jefe del ejército de Italia. Sin embargo, la conducta disipada de Josefina, así como su indiferencia hacia su esposo, hicieron que Napoleón la amenazara con el divorcio, amenaza que no llegó a cumplirse por la intervención de los hijos de Josefina.

Pese a la incomodidad que le causaba su vida desordenada, Napoleón conservó su afecto por ella hasta 1809, año en que, deseoso de un heredero para su trono de emperador que Josefina parecía incapaz de darle, la repudió. Pródigamente compensada, Josefina Bonaparte se retiró entonces a su residencia de Malmaison y se mantuvo en contacto con el emperador hasta su abdicación. La emperatriz murió en Malmaison, Francia, el 29 de mayo de 1814.