Juan IV

(Villaviciosa, España, 1604-Lisboa, 1656) Rey de Portugal (1640-1656). Hijo de Teodosio II y de Ana de Velasco. El peso de las guerras con los Países Bajos provocó en 1640 una sublevación en Lisboa, tras la cual el duque de Braganza adoptó el título de rey Juan IV, y con ello dio origen a una nueva dinastía y rompió la unión monárquica con España. Como sucesor más directo de la antigua dinastía real portuguesa, se convirtió en el emblema de emancipación del país. Con la instauración del nuevo soberano se abrió un largo período de conflictos con España, que no reconoció al de Braganza y no cejó en sus esfuerzos por anexionarse Portugal hasta 1668, con la firma del tratado de Lisboa. Juan IV estableció alianzas con Francia, Dinamarca y Suecia, países enemigos de los Austria, y en 1641 pactó una tregua de diez años con las Provincias Unidas. Ejerció como mediador entre catalanes (trambién sublevados) y franceses y derrotó a los españoles en Montijo en 1644. Todas las colonias portuguesas, excepto Ceuta, le reconocieron como rey, y las aumentó con la recuperación de Brasil, que habían ocupado los holandeses, y de Angola.