Juana Enríquez

(Torrelobatón, Valladolid, 1425 - Tarragona, 1468) Reina de Navarra (1447-1468) y de Aragón (1458-1468). Hija de Fadrique Enríquez, almirante de Castilla, perteneciente a una familia opuesta a Álvaro de Luna, casó con Juan II de Aragón y I de Navarra. Se enfrentó con el príncipe Carlos de Viana (hijo del rey Juan II en su anterior matrimonio con Blanca de Navarra) a causa del posible enlace de éste con Isabel, hermana de Enrique IV, enemigo de su familia. A la muerte de Carlos, se trasladó a Barcelona, en calidad de regente de su hijo Fernando. Su gestión llevó al enfrentamiento entre los sectores populares de la Busca, en los que Juana buscaba apoyo, y la Biga, representante de los intereses de la oligarquía catalana que controlaba la Generalitat. Esto, y un conflicto entre remenses y señores, llevó al estallido de la guerra civil. Acusada de haber ordenado el envenenamiento de Carlos, Juana huyó con su hijo a Gerona, en busca de la protección de los remenses y del obispo, y tuvo que soportar el asedio de las tropas de la diputación.


Juana Enríquez, reina de Aragón y de Navarra

Biografía

Juana Enríquez fue la segunda esposa de Juan II, quien había enviudado en mayo de 1441 de la primera, Blanca de Navarra. Juana era hija de Fadrique Enríquez, almirante de Castilla, y de Marina de Ayala. Educada por su abuela materna Inés de Ayala, su infancia transcurrió en el castillo de Torrelobatón, donde se celebraron sus esponsales con Juan, infante de Aragón, en 1443; el matrimonio, sin embargo, no se consumó hasta 1447 en Calatayud.

Juan II encontró dificultades para acceder como titular al trono de Navarra tras la muerte de su esposa Blanca, pues hubo de enfrentarse al hijo primogénito de los que tuvo con ella, Carlos de Viana, que reclamaba sus derechos al trono navarro. Desde 1450 Juan II apoyó a los agramonteses en su lucha contra una facción navarra, los llamados beaumonteses, que pretendían dar el trono a Carlos de Viana. En 1451 Juana Enríquez fue nombrada lugarteniente del reino de Navarra, y tomó parte activa en la lucha entre los agramonteses y los beaumonteses.

Intervino luego Juana en las negociaciones entre el rey y la Generalitat de Cataluña que tuvieron lugar tras la protesta del principado por la detención de Carlos de Viana en Lérida (1460); estas conversaciones condujeron a la Concordia de Vilafranca del Penedès, que Juana Enríquez firmó, en nombre del rey, en 1461, y en la que, entre otras cosas, la Generalitat declaraba príncipe heredero al hijo de Juan II y Juana Enríquez, el infante Fernando (futuro Fernando el Católico), en el caso de que Carlos de Viana muriese sin hijos.

A la muerte de Carlos de Viana (1461), de la que algunos autores han hecho responsable a la propia Juana Enríquez, le sucedió como heredero Fernando; Juana Enríquez fue encargada de su tutoría y enviada con él, entonces de nueve años, a Cataluña, para que el joven infante se hiciese cargo de la lugartenencia del principado, conforme a las cláusulas de la Concordia de Vilafranca. En 1461 la reina entró en Barcelona con su hijo y, como tutora del infante, juró los privilegios, usos y costumbres del principado.

La actuación de Juana Enríquez en Cataluña contribuyó al empeoramiento de la situación política, y finalmente no pudo evitar la sublevación del principado contra Juan II. Cuando fue a Gerona para mediar en el conflicto ampurdanés entre los payeses y sus señores, un ejército destinado a reducir a los payeses a su servidumbre, mandado por Hugo Roger, conde de Pallars, sitió en aquella ciudad a Juana y a su hijo Fernando, a los que amenazó con ultrajes y muerte.

La reina se ocupó personalmente de los detalles de la defensa hasta que un ejército francés comandado por el conde de Foix puso fin al sitio en julio de 1462. Participó en las negociaciones con Luis XI de Francia (1461-1483) y Enrique IV de Castilla (1454-1474) que llevaron a la renuncia de éste al trono de Cataluña, al aceptar la sentencia arbitral de Bayona propuesta por el rey francés, que actuó como mediador entre Juan II y el rey castellano en el conflicto originado en Cataluña; Juana Enríquez hubo de permanecer como rehén para garantizar el cumplimiento por parte de Juan II de la cláusula de la sentencia que le obligaba a entregar a Enrique IV la merindad de Estella. Así, la reina permaneció custodiada por el arzobispo de Toledo, Alonso Carrillo de Acuña, en Larraga (Navarra), donde estuvo hasta marzo de 1464.

En 1464, durante el reinado en Cataluña de Pedro IV, condestable de Portugal y monarca de los catalanes (1464-1466), Juana reunió un ejército con el que acudió para ayudar a Juan II, que sitiaba la ciudad de Lérida. Como tutora del príncipe Fernando juró en Zaragoza los fueros y libertades de Aragón en septiembre de 1464, al ser reconocido Fernando como príncipe heredero de Aragón y Sicilia en la iglesia de San Salvador de la ciudad.

Después de la muerte del condestable Pedro de Portugal, la reina se trasladó al Ampurdán, donde dirigió la lucha contra los adeptos de Renato de Anjou (rey de Cataluña de 1466 a 1471), que había aceptado en 1466 la corona de Cataluña ofrecida por la Generalitat; Juana dirigió el sitio de Rosas y envió socorros a Gerona, que estaba sitiada por Juan, duque de Calabria y de Lorena, hijo de Renato de Anjou y su lugarteniente en Cataluña.

Juana Enríquez celebró unas vistas en Ejea de los Caballeros con su hijastra Leonor de Navarra en 1466, de las que resultó un tratado que renovaba la promesa de respetar la sucesión del reino de Navarra en la familia Foix, lo que era muy importante en la situación existente de guerra contra los Anjou en tierras del Ampurdán, puesto que representaba garantizar la neutralidad del Pirineo navarro, libre de posibles maniobras de Luis XI. Juana Enríquez procuró el matrimonio entre su hijo el infante Fernando e Isabel de Castilla, que no llegó a producirse hasta después de su muerte. Además de Fernando, Juana tuvo tres hijas con Juan II; Juana, que casó con su primo Fernando I de Nápoles (1458-1494) en 1474, y Mariana y Leonor, que permanecieron solteras.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información