Markos Kiprianou

(Limassol, 1960) Abogado y político chipriota, comisario europeo de Sanidad y Protección de los Consumidores desde 2004. Markos Kyprianou nació en Limassol el 22 de enero de 1960, pocos días antes de que Chipre se independizara de Reino Unido como Estado soberano. Después de realizar estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Atenas, amplió su formación con un máster en el Trinity College de Cambridge (Reino Unido), donde se especializó en derecho internacional, así como en la legislación relativa a impuestos y tasas.


Markos Kyprianou

Posteriormente, finalizó con éxito un máster sobre legislación relativa a patrimonios empresariales en la Facultad de Derecho de Harvard (Estados Unidos). También trabajó en calidad de becario en la Comisión de Derechos Humanos del Consejo Europeo y culminó su formación con cursos de análisis de derecho internacional impartidos por la Universidad de Cambridge.

Comenzó a practicar la abogacía en 1985. Durante seis años perteneció al bufete Antis Triantafyllides & Sons, periodo en el que logró reunir el capital necesario para independizarse y fundar su propio gabinete, Kyprianou & Boyiadjis, conjuntamente con otro socio. En 1995 recibió una nueva oferta de asociación desde el bufete George L. Savvides & Co., con el cual colaboró hasta el 28 de febrero de 2003.

En 1986 Kiprianou entró a formar parte del Comité Central del Partido Democrático (DIKO), institución a la que siempre ha estado ligada su actividad política, ya como componente del Comité Político (1990), ya como integrante del Comité Ejecutivo (entre 1993 y 1998 inicialmente, y a partir de 2001 en una segunda etapa). Asimismo, entre 1993 y 1997 ostentó el cargo de presidente de las Juventudes del partido.

En las elecciones gubernamentales del año 1991 resultó elegido parlamentario por el distrito de Nicosia, cargo que revalidó en las siguientes legislaturas. Fue líder parlamentario de su partido y presidente de la delegación chipriota en la Asamblea Parlamentaria de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

El 1 de marzo de 2003 fue nombrado ministro de Economía. Como responsable de esta cartera, que ocupó poco más de un año, hasta el 30 de abril de 2004, potenció las áreas de Investigación y Desarrollo, Administración Pública, Información y Tecnología, y Desarrollo Regional. Esta experiencia le convirtió en el candidato idóneo para convertirse en el primer ciudadano chipriota que ingresaba como miembro de la Comisión Europea, lo que, auspiciado por José Manuel Durão Barroso, logró el 1 de mayo de 2004.

Elegido comisario europeo de Sanidad y Protección de los Consumidores, Kyprianou centró su actividad en dos frentes: la lucha contra el tabaquismo y el combate contra la obesidad, particularmente contra la infantil. A tal efecto, impulsó la denominada Plataforma de Acción de la Unión Europea, un plan de acción europeo contra la obesidad que presentó el 15 de marzo de 2005.

La Plataforma se creó con el objetivo de apoyar las iniciativas nacionales y locales y se previó también como foro en el que las partes interesadas pudieran analizar sus respectivas acciones de lucha contra la obesidad y verificar el cumplimiento de los compromisos asumidos. Entraba, pues, dentro de sus competencias el ofrecer apoyos concretos y puntuales a programas de ámbito estatal como la Estrategia NAOS (Nutrición, Actividad Física, Prevención de la Obesidad y Salud), puesta en marcha por el Ministerio de Sanidad y Consumo español y presentada en enero de 2005 por la ministra Elena Salgado.

La Plataforma inició sus actividades en una primera reunión que contó también con la presencia de Mars Di Bartolomeo, ministro luxemburgués de Sanidad, y Karl-Heinz Florenz, diputado europeo y presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo, junto con representantes de las empresas, la sociedad civil y organizaciones del sector público.

Durante la misma, Kyprianou expuso datos del grupo de trabajo International Obesity Task Force (IOTF), según los cuales el número de escolares de la Unión Europea con sobrepeso aumentaba anualmente en unos 400.000 niños. Las primeras estrategias se encaminaron, consecuentemente, a la erradicación de la obesidad en la población infantil y juvenil.

Las declaraciones de Kyprianou como personaje público han generado frecuentes polémicas. Así ocurrió, por ejemplo, en octubre de 2004, cuando propuso, con fines preventivos, que durante la franja horaria diurna se prohibiera la emisión televisiva de películas en las que aparecieran personas fumando.

En otro sentido, cabe recordar que en julio de 2005 Kyprianou anunció un reblandecimiento de las leyes que afectaban al control del ganado vacuno desde que se declaró la epidemia de encefalopatía espongiforme bovina (EEB) comúnmente conocida como “enfermedad de las vacas locas”. Las reacciones a este anuncio, que no pasó desapercibido, fueron diversas, y no faltaron quienes recordaron que las medidas particulares adoptadas por la administración española fueron y son “convenientemente más duras”, dada la lenta evolución de esta patología, que para muchos expertos no permite aún el establecimiento de conclusiones determinantes.

En abril, el comisario Kyprianou realizó una visita de cinco días a Estados Unidos durante la cual mantuvo entrevistas con los secretarios de Salud, Michale Leavitt, y de Agricultura, Mike Johanns, así como con el director en funciones de la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA), Lester Crawford. Debido a que la administración estadounidense cuenta con más años de experiencia en la lucha contra la obesidad, Kyprianou consideró que las opiniones y sugerencias de las personalidades mencionadas podían aportar orientaciones significativas de cara a actuaciones concretas.

Por otra parte, aprovechó la ocasión para recordar al Gobierno de George W. Bush que la Unión Europea no aceptaría la importación de productos de maíz para piensos animales derivados de la variedad transgénica Bt-10. Nuevo motivo para la controversia en un Estado en el que la opinión pública dista de estar concienciada sobre los riesgos de la aplicación de las tecnologías de manipulación genética en el ámbito de la industria alimentaria.

En su calidad de comisario europeo de Sanidad y Protección de los Consumidores, Markos Kyprianou ha reiterado su compromiso de actuar junto con la industria alimentaria, los grupos de consumidores, los expertos sanitarios y los representantes políticos con el fin de tomar medidas drásticas contra la epidemia de obesidad que afecta al continente. “La obesidad está aumentando con gran rapidez. Los centímetros que gana la cintura de los europeos acarrean consecuencias desastrosas para la salud pública y suponen una enorme carga económica. Nuestro continente tiene que hacer frente a una epidemia de obesidad tan grave como la que aqueja a Estados Unidos, y debe preocuparnos especialmente el continuo incremento del sobrepeso y la obesidad entre los escolares.” Estas declaraciones de Markos Kyprianou alertaron al conjunto de la sociedad de la Unión Europea acerca de las consecuencias de una sintomatología que, desgraciadamente, para muchos distaba de ser considerada una enfermedad en sentido estricto.