Peter Hans Kolvenbach

(Druten, 1928) Jesuita holandés que ocupó el cargo de 29° prepósito General de la Compañía de Jesús desde 1983 hasta 2008. Ingresó en la Compañía de Jesús en 1948, en la ciudad de Nimega, cuando sólo contaba con 20 años de edad. En 1950 tras dos años de noviciado tomó sus primeros votos. En este momento inició sus estudios de filosofía en la Universidad de Nimega y posteriormente los de teología en la Universidad de San José de Beirut, Libano. Fue ordenado sacerdote en 1961 en Beirut y continuó con sus estudios mientras trabajaba como profesor de arte.


Peter Hans Kolvenbach

Completó sus estudios doctorales en Armenia, donde se especializó en cuestiones orientales y ecumenismo. Sirvió como ministro de los estudiantes jesuitas de la Universidad de San José. Realizó estudios de lingüística en La Haya y París. En 1969 tomó sus últimos votos y trabajó en Beirut durante los cinco años siguientes como profesor de lingüística y armenio en el Instituto oriental de lenguas, profesor y posteriormente director del Instituto de filosofía, y consultor viceprovincial.

En 1971 Kolvenbach fue enviado a la viceprovincia de Oriente Medio, donde permaneció un largo período de tiempo. En 1974 fue nombrado provincial de la Compañía en la viceprovincia de Oriente Medio en Beirut; prosiguió entonces con la enseñanza de lingüística y armenio, al tiempo que ayudaba a grupos de refugiados para entrar en el Líbano de forma más o menos clandestina. En 1981 fue llamado por la Universidad Gregoriana de Roma para hacerse cargo, como rector, del Instituto oriental de la Universidad Pontificia. Ocupó este cargo hasta 1983 y durante este tiempo estuvo también, como consejero, al servicio del cardenal Wladyslaw, el prefecto de la Congregación sacra de iglesias orientales que supervisaba los ritos de la Iglesia Ortodoxa. Kolvenbach asistió a los encuentros de la comisión oficial mixta entre la Iglesia de Roma y la Iglesia Ortodoxa.

El 13 de septiembre de 1983 la 33ª Congregación General de la Compañía de Jesús, reunida en Roma, eligió al padre Kolvenbach como el 29° General Superior de la Compañía, en sustitución del padre Arrupe, el cual había presentado su renuncia debido a su mala salud. La elección se realizó por unanimidad y en la primera votación entre los 220 delegados que asistieron a la Congregación, los cuales sólo tardaron 45 minutos en elegir al nuevo General de la Orden.

La elección de Kolvenbach, pese a lo que pueda parecer, no estuvo libre de polémica, la cual si bien no tuvo lugar en el seno de la Compañía, sí se produjo entre ésta y el papa Juan Pablo II. Kolvenbach contó con la aprobación del propio Arrupe, pero no con la de Juan Pablo II, el cual no pudo o no quiso oponerse a la decisión de la Congregación General de la Compañía.

Desde su elección, el padre Kolvenbach participó en numerosos sínodos, de los cuales los más trascendentales para la historia de la Compañía fueron la Asamblea extraordinaria europea del sínodo de obispos de 1991, la Asamblea extraordinaria africana de 1994, la Asamblea extraordinaria del Líbano en 1995 y la Asamblea extraordinaria de obispos americanos en 1997. En 1995 presidió la 34ª Congregación General de la Compañía de Jesús y fue miembro de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

El general superior de la Compañía de Jesús también ocupó el cargo de vice gran canciller de la Universidad Pontificia Gregoriana, del Instituto Bíblico Pontificio y del Instituto Oriental Pontificio. Kolvenbach fue a su vez consultor de la Congregación de Iglesias orientales. Todo ello lo convirtió en uno de los personajes más significativos de la iglesia católica de Roma. Es un hombre de una gran cultura y erudición que habla con fluidez holandés, armenio, alemán, inglés, francés, ruso, italiano y español.