Vladímir Kuts

(Aleksino, 1927 - Moscú, 1975) Atleta soviético, una de las figuras de las pruebas de fondo y medio fondo durante la década de 1950, probablemente sólo superado por otra leyenda del atletismo, el checo Emil Zatopek. Nacido en un koljós o granja comunista, estudió en el Instituto Pedagógico de Leningrado y de Moscú e ingresó en la Armada Soviética, en la que ostentó el grado de oficial. Practicó el boxeo, el esquí nórdico, la halterofilia, la natación y el remo, hasta que bajo la rígida disciplina del entrenador Grigori Nikiforov se convirtió en un gran corredor de fondo.


Vladímir Kuts

Su primera gran carrera sobre 5.000 metros la realizó en Bucarest (5-8-1953) donde realizó una marca 14:04 minutos, sólo por detrás del casi invencible Zatopek. En 1954 también acabó segundo en la carrera en que el inglés Chris Chataway batió el récord mundial con 13:51,6 minutos, pero unos días después, en Praga, fue Kuts quien acaparó todo el protagonismo al rebajar dicho tiempo hasta 13:51,2 minutos.

Ese mismo año se proclamó campeón de Europa de 5.000 metros en Berna, y hasta 1956 protagonizó, junto a los británicos Gordon Pirie y Christopher Chataway y al húngaro Sandor Iharos, sucesivos duelos por establecer la mejor marca mundial de los 5.000 metros, en poder de Pirie con 13:36,8 minutos al llegar los Juegos Olímpicos de Melbourne (1956).

Cuando Kuts acudió a la cita olímpica no se contaba entre los principales favoritos, pero en la final de los 10.000 metros planteó una carrera con continuos ataques que acabó por destrozar a Gordon Pirie y al resto de participantes; se alzó con el triunfo en 28:45,6 minutos y se convirtió así en el primer fondista masculino soviético en conseguir una medalla de oro olímpica.

En la carrera de 5.000 metros su táctica fue distinta, pero igualmente eficaz: mantuvo la cabeza de la prueba en todo momento y logró así su segundo oro con una marca de 13:39,6. Había conseguido los dos títulos olímpicos del fondo, una repetición de la hazaña de Zatopek en 1952 que no volvió a repetirse hasta 1972; fue ésta una magnífica actuación que le valió ser proclamado el mejor atleta de los Juegos de Melbourne.

En septiembre de 1956 estableció un nuevo récord de los 10.000 metros con 28:30,4 minutos, y el 13 de octubre 1957, en Roma, Kuts estableció en 13:35 minutos el nuevo récord mundial de los 5.000 metros, una marca que permaneció imbatida siete años. Los esfuerzos a los que sometió su cuerpo, tanto en la competición como en el entrenamiento, le causaron un primer ataque de corazón en 1960, y tras otros avisos serios, en 1975 falleció por esa causa mientras entrenaba.