William Laud

(Reading, 1573-Londres, 1645) Arzobispo de Canterbury (1633). Anglicano, combatió el puritanismo y el calvinismo. No obstante, fue conciliador con los católicos, aunque negaba la autoridad papal. Sus reformas fueron interpretadas como una justificación del absolutismo. A pesar de ello, Carlos I lo acusó de papista y ordenó su ejecución.