Stan Laurel y Oliver Hardy

Pareja de cómicos formada por el estadounidense de origen británico Arthur Stanley Jefferson (Ulverston, Reino Unido, 1890 - Santa Mónica, EE UU, 1965) y el también estadounidense Oliver Norvell Hardy Jr. (Harlem, EE UU, 1892 - North Hollywood, id., 1957). Conocidos con el nombre artístico de Laurel & Hardy en Estados Unidos y como El Gordo y el Flaco en el ámbito hispano, formaron el dúo cómico más famoso de los años treinta y cuarenta, durante los cuales interpretaron más de cien películas, veintisiete de ellas largometrajes.


Stan Laurel y Oliver Hardy

Stan Laurel y Oliver Hardy mantuvieron carreras separadas hasta 1926, fecha en que ambos acudieron al estudio del productor Hal Roach, quien les convenció para que trabajaran juntos. La clave de su éxito, fulgurante desde sus primeras comedias, residió en la perfecta explotación de la comicidad de sus físicos y caracteres contrapuestos; así, mientras Stan Laurel (el Flaco) daba vida a un tipo de maneras y movimientos torpes, Oliver Hardy (el Gordo) interpretaba a un personaje serio y desesperado con las meteduras de pata de su compañero. Laurel era el del cerebro de mosquito que lloraba al menor contratiempo; Hardy, paradigma de dignidad frustrada, era el líder y el más listo de los dos y, como resultado, su caída en desgracia era doblemente embarazosa.

El argumento de la mayoría de sus películas es engañosamente simple; su sutileza proviene de un plan y de la explotación sistemática de una única idea o de una cadena de gags. Dependiendo más de la situación que del argumento, y más de la expresión que del diálogo, el Gordo y el Flaco hacían reír con su representación de la ingenuidad y la estupidez. La fórmula enriqueció el género de la comedia cinematográfica con algunos de sus momentos mágicos.


El Gordo y el Flaco en Estudiantes en Oxford (1940)

Después de Ponedle los calzoncillos a Philip (1927), corto de debut de la pareja que tuvo un éxito arrollador, se sucedieron los cortometrajes a un ritmo frenético, y en 1931 rodaron De bote en bote, su primer largometraje. La intensa comicidad de su mímica y de los estropicios que provocaban a partir de lo más simple facilitó sin muchos problemas su paso al sonoro. Abandonaron el cortometraje en 1936, después de unos años brillantes que tuvieron su reconocimiento en el Oscar al corto La caja de música (1932) y en los que produjeron también sus mejores largometrajes: El abuelo de la criatura (1932), Compañeros de juerga (1933) y Había una vez dos héroes (1934).

Posteriormente, el paso a los estudios de la Fox y la Metro conllevó una serie de limitaciones en los guiones que perjudicó su vigor y originalidad. Otros títulos destacados de su filmografía son ¡Vaya par de marinos! (1927), Ensalada de gemelas (1929), Ojo por ojo (1929), Fra Diávolo (1933), Dos fusileros sin bala (1935), Laurel y Hardy en el Oeste (1937), Cabezas de chorlito (1938), Locos del aire (1939), Marineros a la fuerza (1940) y Estudiantes en Oxford (1940).