Tony Leblanc

(Ignacio Fernández Sánchez; Madrid, 1922 - Villaviciosa de Odón, 2012) Actor español. Durante su juventud desempeñó diversos oficios y se dedicó también al boxeo, llegando a ser campeón de Castilla de pesos ligeros. Como actor de teatro debutó en la compañía de Celia Gámez; años más tarde se incorporó a la de Nati Mistral, con la que triunfaría con el musical Te espero en el Eslava, de Luis Escobar.


Tony Leblanc

Su primer papel en el cine fue en la película de Antonio Román Los últimos de Filipinas (1945), al que siguieron intervenciones en distintas producciones. La popularidad le llegó con sus papeles, a veces secundarios, de chulo madrileño con gracia en filmes de Pedro Lazaga como Las muchachas de azul (1957), Luna de verano (1958), Los tramposos (1959) o Los económicamente débiles (1960). Trabajó también a las órdenes de Pedro L. Ramírez, con quien rodó El tigre de Chamberí (1957), y de otros directores, como Rafael J. Salvia (Las chicas de la Cruz Roja, 1958), Fernando Palacios (El día de los enamorados, 1959), Ricardo Blasco (Amor bajo cero, 1960) y J. A. Nieves Conde (Don Lucio y el hermano Pío, 1960).

El éxito obtenido le llevó a escribir, producir, protagonizar y dirigir El pobre García (1961), Los pedigüeños (1961) y Una isla con tomate (1962). Apartado temporalmente del cine tras fracasar con esas tres películas, pasó a trabajar en programas musicales y dramáticos de televisión, medio en el que tuvo un espacio propio: Cita con Tony Leblanc (1969).

Entre sus intervenciones posteriores en el cine figuran Historias de la televisión (1965), de J. L. Sáenz de Heredia; Los subdesarrollados (1965), de Fernando Merino; Una vez al año ser hippy no hace daño (1968), de Javier Aguirre; y El hombre que se quiso matar (1970), de Rafael Gil. Retirado de su profesión desde los años setenta, en 1997 regresó a las pantallas con un papel en la primera película dirigida por Santiago Segura, Torrente, el brazo tonto de la ley (1998). Su interpretación le valió un premio Goya al mejor actor secundario, e inició entonces, pese a su avanzada edad, una segunda etapa profesional, en la que destacaría su participación en la serie de Televisión Española Cuéntame cómo pasó, en antena desde 2001.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información