Myrna Loy

(Caterina Myrna Williams; Helena, 1905 - Nueva York, 1993) Actriz de cine estadounidense. Hija de un ganadero, comenzó en el mundo del espectáculo en el campo de la danza, lo que la llevó a intervenir en algunos espectáculos en Hollywood cuando era todavía muy joven. El cine le dio sus primeros papeles como extra en grandes producciones de la década de los veinte como Los diez mandamientos (1923), de Cecil B. de Mille, El ladrón de Bagdad (1924), de Raoul Walsh, o Ben Hur (1925), de Fred Niblo, aunque resulte difícil encontrarla entre tanto actor. Después ofreció un rostro exótico de películas muy dispares.

Trabajó durante muchos años para la Warner Bros, productora con la que participó en películas como La locura del charlestón (1926), de Ernst Lubitsch, El héroe del batallón (1926), de Roy del Ruth, y La campana de alarma (1927), de Lloyd Bacon, entre otras, hasta ser incluida en El cantor de jazz (1927), de Alan Crosland, la apuesta más sólida del Estudio de cara a la implantación de cine sonoro.

A partir de su intervención como la hija del villano interpretado por Boris Karloff en The Mask of Fu Manchu (1932), de Charles Brabin, permaneció en la Metro Goldwyn Mayer durante quince años, donde fue compañera de John Barrymore en Topaze (1933), de Clark Gable en varias películas (Vuelo nocturno, 1933; Entre esposa y secretaria, 1936; Parnell, 1937), de Spencer Tracy en Jaque al rey (1935) y Una mujer difamada (1936), de Walter Pidgeon en Man-Proof (1937) y de Melvyn Douglas en Third Finger, Left Hand (1940). En estos años sorprendió su discreto desnudo en la película Una noche en El Cairo (1933), en la que compartió créditos con Ramón Novarro.

Su actividad fue prolífica durante la década de los treinta, en la que participó en casi sesenta películas, de las que destacaron sus papeles al lado de William Powell, con el que protagonizó trece películas, en especial la serie El hombre delgado. Su primer trabajo como Nora Charles fue en La cena de los acusados (1934), de Woody S. van Dyke, y el último en Song ot the Thin Man (1947), de Edward Buzzell. Aparte, compartieron reparto en otras películas como Doble boda (1937), de Richard Thorpe, Te quiero otra (1940), de Van Dyke, o Mi marido está loco (1941), de Jack Conway.

Colaboró en tareas humanitarias durante la Segunda Guerra Mundial. Finalizada la contienda, sorprendió con su excelente papel en la película de William Wyler Los mejores años de nuestra vida (1946). A partir de este momento sus intervenciones cinematográficas se espaciaron, aunque cabe recordar Los blandings ya tienen casa (1948), de H. C. Potter, Bellezas por casar (1952), de Henry Levin, Desde la terraza (1960), de Mark Robson, Aeropuerto (1974), de Jack Smight, y Dime lo que quieras (1980), de Sydney Lumet, siempre en los papeles que mejor se adaptaban a su figura. Desde mediados de los años cincuenta comenzó a intervenir en episodios de serie de televisión y en programas diversos como General Electric Theater, El Virginiano o Ironside. Tras abandonar el cine colaboró durante unos años con la UNESCO.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información