Luis I de Baviera

(Estrasburgo, Francia, 1786-Niza, 1868) Rey de Baviera (1825-1848). Hijo de Maximiliano I, le sucedió en el trono en 1825. Antes, a pesar del nacionalismo alemán que propugnaba, había servido en el ejército de Napoleón entre 1806 y 1809. Ferviente admirador de la Grecia clásica, logró que su hijo Otón ocupara el trono de este país (1832), e impulsó diversas construcciones de estilo neoclásico en Munich. Consolidada su monarquía en Baviera, dio un giro a su política de moderación e impuso a su Estado un régimen autoritario, cercano a los postulados absolutistas, sin que ello significase un cambio en su actitud ilustrada y favorable al progreso; así, hizo entrar a Baviera en el Zollverein (1833) y tendió las primeras líneas de ferrocarril (1835-1843). Sus devaneos amorosos con la bailarina Lola Montes extendieron la duda acerca de su capacidad de gobierno, factor que, unido a la oleada revolucionaria de 1848, lo impulsó a abdicar del trono en favor de su hijo Maximiliano II.