Antonio Maceo

(Santiago de Cuba, 1845 - Punta Brava, Cuba, 1896) Militar y patriota cubano. Hijo de padre venezolano y madre negra de humilde condición, tenía veintitrés años cuando se proclamó la República cubana con el grito de Yara en 1868; junto a su padre y sus hermanos José y Justo, Antonio Maceo se alistó inmediatamente en las fuerzas independentistas.


Antonio Maceo

Su primer ascenso en las filas revolucionarias se produjo al ser nombrado ayudante de Máximo Gómez, y a partir de entonces se dio a conocer como un heroico combatiente, y fue aclamado como jefe de los insurrectos de las Villas. En el transcurso de la Guerra de los Diez Años (1868-1878) derrotó a los españoles en numerosas ocasiones, como en la Loma de la Gallega (1871) o en la batalla de Las Guásimas (1872), tras las cuales alcanzó el rango de mayor general.

Sin embargo, poco a poco fueron produciéndose fisuras entre los independentistas, y en 1877 rechazó una oferta de alianza con Vicente García para derrocar al gobierno revolucionario; también declinó la propuesta de paz del general español Martínez Campos y se negó a acatar la paz de Zanjón de 1878. Antonio Maceo continuó combatiendo y dominó toda la provincia de Oriente, hasta que el desgaste de su ejército lo obligó a exiliarse en Jamaica, desde donde siguió conspirando.

Regresó al cabo de un año para participar en el alzamiento revolucionario que marcó el inicio de Guerra Chiquita (1879-1880). Sofocado este nuevo intento, se refugió en Haití. En 1895, cuando estalló la Guerra de la Independencia (1895-1898), Maceo desembarcó en Duaba y asumió la jefatura de las fuerzas de la provincia de Santiago de Cuba.

Durante los combates mostró su valía como guerrillero y táctico militar a lo largo de toda la isla y dirigió eficazmente las operaciones de Pinar del Río. Conquistó la provincia de Oriente, invadió Camagüey, y, a finales de 1895, expulsó de La Habana al gobernador español Martínez Campos. Murió al año siguiente en el campo de batalla.