Hans Memling

(Selingenstadt, actual Alemania, h. 1433-Brujas, actual Bélgica, 1494) Pintor flamenco. Nació en Alemania y probablemente estuvo en Colonia (1455-1460), antes de trasladarse a Bruselas, donde fue discípulo y colaborador de Rogier van der Weyden. De su maestro aprendió el arte de la composición y el colorido, pero renunció al intenso dramatismo de Van der Weyden y prefirió una pintura tranquila y un tanto edulcorada, con la que obtuvo un gran éxito.

A la muerte de Van der Weyden, Memling se trasladó a Brujas, donde abrió un taller que mantuvo siempre una gran actividad, lo que explica la abundancia de su obra. Se movió sobre todo entre la pintura religiosa y el retrato, y apenas experimentó variaciones estilísticas a lo largo de su carrera, por lo que su obra presenta una rara uniformidad.

En las escenas religiosas, agrupadas a menudo en trípticos (Tríptico de la Adoración de los Magos, Tríptico de la Crucifixión), llama la atención su habilidad para organizar el espacio y distribuir las figuras con una gran maestría compositiva.

En el retrato (Tommaso Portinari y su mujer, el Hombre con la moneda) perfeccionó la técnica de situar al modelo sobre un fondo de paisaje, costumbre que tuvo una amplia difusión y una gran influencia; es, además, en estas obras donde Memling se muestra más original y más afortunado que en sus asépticas escenas religiosas, por lo demás de impecable realización técnica.

El Tríptico del Juicio Final es quizás, en lo que respecta a su producción religiosa, la obra más conseguida, por su mayor implicación emocional. Su estilo brillante, mesurado y de alegre colorido, se considera una acertada síntesis de los grandes maestros flamencos anteriores a él, en particular Van Eyck, Van der Weyden y Dieric Bouts. La mayor parte de su obra se conserva en el Museo de Brujas, dedicado a su figura.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información