Takeo Miki

(Donari, 1907 - Tokio, 1988) Político japonés, primer ministro de Japón desde diciembre de 1974 hasta diciembre de 1976, diputado en la Dieta (Parlamento) durante 52 años y ministro en diferentes gabinetes.

Era hijo de un terrateniente del señorío de Shikoku. Tras obtener las licenciaturas de derecho y economía en la Universidad Meiji de Tokio, viajó a Estados Unidos para completar su formación en la Universidad de Columbia y en la Universidad de Berkeley. Tras finalizar sus estudios en 1937 regresó a Japón. Poco tiempo después de su llegada obtuvo un escaño como parlamentario en la Dieta.

Durante la Segunda Guerra Mundial mostró públicamente su clara oposición a la participación en ella de Japón, aunque a lo largo de la contienda sirvió en los servicios de información del ejército japonés. Debido a su actitud, su carrera política no fue interrumpida por la derrota japonesa en la guerra. Tras la rendición de Japón ante los estadounidenses fue nombrado en 1947 ministro de Comunicaciones en el gabinete de coalición presidido por Katayama Tetsu, puesto que abandonó en 1948.

Regresó al gobierno en 1951 como ministro de Transportes, cargo en el que permaneció hasta 1955. Ese mismo año se unió al Partido Liberal-Demócrata. En 1958 desempeñó el cargo de director general de Planificación Económica. Ocupó la cartera de Comercio Internacional e industria entre 1961 y 1966 en el gabinete de Sato Eisaku. Fue presidente de la Comisión de Energía Atómica entre 1961 y 1962.

Entre 1966 y 1968 desempeñó la cartera de Exteriores. Fue director de la Agencia de Medio Ambiente entre 1972 y 1974, cargo que compatibilizó con el de viceprimer ministro en el gabinete de Tanaka Kakuei. Desde su cargo defendió la aplicación de una política de centro-izquierda, reformista, lo que le hizo chocar con el ultraliberal Tanaka. Presentó la dimisión de sus cargos en señal de protesta por las irregularidades financieras descubiertas en la campaña electoral del primer ministro Tanaka Kakuei.

En las elecciones generales de julio de 1974 el Partido Liberal-Demócrata, que gobernaba Japón desde 1955, sufrió una grave derrota, perdiendo un gran número de escaños en la Dieta, aunque retuvo la mayoría absoluta. Cuando Tanaka presentó su dimisión en diciembre de 1974, Miki asumió la jefatura del Partido Liberal Demócrata y el cargo del primer ministro del gobierno japonés.

Sus principales rivales para el liderazgo fueron Masagoshi Ohira y Takedo Fukada. Los miembros de su partido, acosados por el escándalo financiero y profundamente divididos, eligieron a Miki porque lo veían como un candidato irreprochable y el único de compromiso para liderar el partido y el país. El nuevo primer ministro cumplió sus promesas e inició las investigaciones del escándalo producido por los sobornos de la empresa estadounidense Lockheed, en el que se encontraba envuelto el ex-primer ministro Tanaka. Los resultados de las investigaciones llevaron a la detención de Tanaka.

Intentó sanear la administración y trató de llevar la economía japonesa por unos cauces más planificados. Era partidario de cierto grado de intervención estatal en la economía. Limitó los gastos de defensa anual a un 1% del Producto Nacional Bruto. Sin embargo, en un primer momento, sus medidas económicas no lograron frenar la fuerte inflación que sufría la economía japonesa a causa del la crisis del petróleo de 1973.

En política exterior promovió el acercamiento diplomático y económico a la República Popular China y firmó un tratado de amistad con Australia. Inició la reforma del Partido Liberal-Demócrata. Miki insistía continuamente en la función de la cooperación internacional como forma de combatir la recesión de la industria, la incertidumbre monetaria y la crisis energética internacional. Trató de consolidar los mercados japoneses en el Medio Oriente y China y consiguió rápidamente una gran popularidad en la población, sobre todo después de los cambios en el gabinete, para introducir a políticos de las diferentes corrientes del partido que no estuvieron salpicados por los numerosos escándalos financieros.

Sin embargo, contaba tan sólo con el apoyo de una pequeña fracción de su partido. A principios de 1976 consiguió sacar el país de la crisis económica, sobre todo gracias a las medidas anti-recesionistas, que permitieron la reducción de la inflación del 30% al 9%. Miki presentó su dimisión tras el fracaso de su partido, que perdió la mayoría absoluta al obtener 249 de los 511 escaños en las elecciones legislativas celebradas en diciembre de 1976.

En su discurso de despedida asumió toda la responsabilidad del declive de su partido. Fue sustituido como primer ministro por Fukada, político partidario de una economía ultraliberal y monetarista. Tras su retirada de la primera línea política, Miki se centró en los asuntos del partido, en el que quedó como el principal líder del sector de centro-izquierda. En 1980 se puso al frente de una intensa campaña contra la corrupción y la inmoralidad que en su opinión se había adueñado del Partido Liberal-Demócrata y la administración japonesa. Se retiró de la vida política en 1984.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información