Carl Milles

(Carl Emil Wilhelm Anderson; Lagga, 1875 - Lidingö, 1955) Escultor estadounidense de origen sueco. Considerado como uno de los mejores escultores suecos, su obra recibió la influencia de la tradición escultórica clásica, del Expresionismo alemán y de la escultura norteamericana de la primera mitad del siglo XX.

Nada se conoce de su vida en Lagga, y poco es lo que se sabe de su juventud en Estocolmo; era aprendiz de ebanista y que asistía a las clases nocturnas del Instituto Técnico, donde aprendió modelado y talla en madera. En 1897 se encontraba en París donde estudió escultura con el genial Auguste Rodin. Hasta 1904 permaneció junto a Rodin, para posteriormente regresar a Suecia.

En 1902 ganó un concurso en Uppsala para una escultura del regente sueco Sten Sture, por lo que regresó temporalmente a Suecia. Las obras de esta primera etapa están profundamente influidas por su maestro Rodin. En 1905 viajó por Holanda, Bélgica y Alemania y contrajo matrimonio con la pintora Olga Granner. Antes de su regreso a Suecia estuvo en Roma, donde padeció una grave enfermedad.

De regreso en Suecia, Milles sufrió una fuerte crisis artística que le llevó a renegar de todo su trabajo anterior. Según palabras del propio autor, en 1917 destruyó, junto a su hijo, todas las obras que tenía en su estudio y decidió comenzar de nuevo. Inició, entonces, una nueva etapa en la que su obra se sume una espiral casi religiosa. Esta nueva etapa mereció tantas críticas como aclamaciones. Entre 1920 y 1929 ejerció como profesor de la Academia de Arte de Estocolmo.

En 1929 abandonó Estocolmo para emigrar a los Estados Unidos, donde se convirtió en profesor de la Academia de Arte Cranbrook de Michigan. Permaneció en Cranbrook hasta 1951. La década de 1920 significó el inicio del reconocimiento internacional de Milles. En 1945 se nacionalizó estadounidense. En las obras de este período, Milles desarrolló de forma más individualista las figuras de sus grupos escultóricos, abandonando las influencias Clásicas de Rodin.

Su obra está constituida por piezas monumentales, estatuas policromadas, bustos en bronce (que previamente realizaba en arcilla), piedra y madera y representaciones de animales, todo con un estilo animado e idealizado que tiene sus fuentes en las esculturas de la Grecia Clásica. La mayor y mejor parte de su obra la realizó en bronce. Se caracterizó por el uso de planos simples y por la repetición constante de motivos.

De entre toda su producción destacan las fuentes escultóricas de Europa y el Toro (1926) en Halmstad, Suecia, en la que desarrolló un elaborado juego de agua y en la que aparecen por primera vez una serie de figuras típicas de la mitología nórdica como goblins y trolls, que con el tiempo se convertirían en arquetipos de sus obra. Estos mismos arquetipos reaparecen en las fuente Orfeo (1934), de Estocolmo, una enorme fuente con nueve figuras de bronce y una figura central de más de tres metros de altura que conforman la que posiblemente sea la mejor de la obras de Milles; Fuente de los tritones (1935) y Encuentro de las aguas (1940) en Saint Louis, Missouri completan este grupo.

Esta última obra, Encuentro de las aguas, fue quizás una de las más polémicas obras del autor, ya que en ella aparecían 19 figuras desnudas que representaban el encuentro entre los ríos Mississippi y Missouri. También destacan los grupos escultóricos del Rockefeller Center, Hombre y Unicornio (1935), y del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York; en este último se instaló, después de su muerte, la fuente Aganippe. El último trabajo de Milles para la Academia Cranbrook, realizado a finales de la década de 1950, fue la Mano de Dios.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información