Alfred Milner

(Giessen, 1854 - Sturry Court, 1925) Político británico. Nombrado alto comisario del África del Sur y gobernador de la colonia de El Cabo, su actitud inflexible y partidaria de practicar un imperialismo extremo facilitó el estallido de la Guerra de los Boers (1899-1902).

De origen anglo-alemán, Milner destacó en todos sus estudios, ganando múltiples premios extraordinarios en la Universidad de Oxford, donde se licenció en Derecho y entró a formar parte del profesorado en el año 1872. En el año 1881 comenzó a ejercer la abogacía, profesión que cambió por la de periodista para trabajar en el Pall Mall Gazette. A pesar de no conseguir un escaño en las elecciones del año 1885 representando al Partido Liberal, fue nombrado secretario del canciller del Exchequer (ministro de Hacienda) George Goschen.

Como administrador, sirvió con distinción en Egipto, entre los años 1889 y 1892, al igual que presidiendo la Board Of Inland Revenue (Organismo Interior de la Renta), de 1892 a 1897, por cuyos méritos fue nombrado Caballero del Imperio Británico. En el año 1892 escribió el libro England and Egypt (Inglaterra y Egipto).

Ardiente defensor de la política imperialista, en el año 1897 fue nombrado alto comisario en África del Sur y gobernador de la colonia de El Cabo. Llevado por su intransigencia, basada en el poderío militar británico, Milner forzó al recién reelegido presidente del Transvaal, Paul Kruger, a declarar la guerra independentista a Inglaterra. Durante la Conferencia de Bloemfontein (Orange), celebrada entre los meses de mayo y junio del año 1899, Kruger se propuso hacer una serie de concesiones al Gobierno británico para evitar una más que probable guerra, pero no así Milner, quien estaba arropado por los colonos británicos, los cuales demandaban la igualdad de derechos respecto a los colonos blancos de ascendencia holandesa, los boers o afrikaners. Finalmente, las dos repúblicas boer, Orange Free State y el Transvaal, declararon la guerra abierta a Inglaterra, el 11 de octubre del mismo año.

Tras una sangrienta guerra en la que ambos contendientes perdieron una gran cantidad de hombres, en el año 1901 Inglaterra logró ocupar la práctica totalidad de las dos repúblicas rebeldes. Milner dimitió de su puesto de gobernador de El Cabo para ocuparse de la dirección de las colonias recién conquistadas. Después de formar parte de la delegación británica encabezada por lord Kitchener, general en jefe de las fuerzas británicas en Sudáfrica para negociar la paz con los rebeldes, el 31 de mayo del año 1902 se firmó la paz de Vereening, por la que se puso fin a la guerra y a los anhelos independentistas de los boers. En premio a los servicios prestado a la Corona, Milner fue nombrado barón y vizconde Milner of Saint James´s and Cape Town, en 1901 y 1902, respectivamente.

Durante el período comprendido entre 1902 y 1905, Milner estuvo al frente del gobierno sudafricano, desde el cual realizó importantes cambios que contribuyeron al despegue económico de la colonia: mejoró y aseguró la condición de los colonos blancos en sus enormes granjas latifundistas, desarrolló la industria minera de extracción de diamantes y oro (auténtico motor de la economía sudafricana), facilitó la llegada e instalación masiva de nuevos colonos procedentes de Inglaterra para colonizar los inmensos territorios vírgenes de la colonia y transplantó el sistema de educación británico, tema éste que provocó grandes protestas por parte de la población blanca holandesa.

Debido al fuerte período de recesión económica que se abatió por toda la colonia tras la guerra, muchos colonos y residentes abandonaron la región, circunstancia que indujo a Milner a pedir permiso al Parlamento para importar mano de obra más barata procedente de China con destino a la explotación de las minas de diamantes y oro. La opinión pública británica demostró su disgusto ante semejante política demográfica en las elecciones celebradas en el mes de enero del año 1906, castigando con el voto al Gobierno conservador. Una de las primeras medidas que llevó a cabo el nuevo gabinete liberal fue la de frenar todas las iniciativas propuestas por Milner en Sudáfrica.

De regreso a Gran Bretaña en el año 1905, Milner abandonó la política activa y trabajó como periodista para The Nation and the Europe, conformándose con obtener un escaño en la Cámara de los Lores. Nada más estallar la Primera Guerra Mundial, Milner regresó a la alta política participando en el Gobierno de guerra y concentración formado por el primer ministro David Lloyd George.

Elegido secretario de colonias en 1918, al año siguiente encabezó una misión especial a Egipto, tras de la cual aconsejó al Gobierno la concesión de la independencia plena para aquel país, petición que encontró el más decidido rechazo por parte de todos los sectores políticos del país. Ante semejante fracaso diplomático, Milner no tuvo mas remedio que dimitir de su puesto en el año 1921. Dos años después, en 1923, publicó el libro Questions of the Hour.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información