Andrija Mohorovicic

(Volosko, 1857 - Zagreb, 1936) Geólogo yugoslavo. Fue profesor en la Universidad de Zagreb y se especializó en el estudio de la propagación de las ondas sísmicas. Su principal aportación fue el descubrimiento, en 1909, de la discontinuidad existente entre el manto y la corteza terrestre (discontinuidad de Mohorovicic).

La base científica para el conocimiento de la estructura interna de la Tierra se encuentra en los datos que proporciona el estudio de las ondas sísmicas que producen los terremotos. Entre otras características, estas ondas muestran que la velocidad de su propagación se halla en relación directa con las propiedades físicas del medio a través del cual se transmiten. Estas ondas se propagan, o deberían propagarse, al menos, en todas direcciones, existiendo diversos tipos de onda. Las ondas longitudinales o primarias (denominadas también ondas P porque son las primeras en manifestarse en un lugar alejado) transmiten el estado de comprensión y expansión de la materia del mismo modo que se transmiten las ondas sonoras. Las ondas transversales o secundarias (también denominadas ondas S porque llegan en segundo lugar) transmiten la deformación transversal o cortante de la materia.

Dado que el factor más importante para la transmisión de todo tipo de ondas es la resistencia del material a cualquier deformación, las sustancias que no poseen tanta resistencia (líquidos) no pueden transmitir las ondas secundarias. El desarrollo y la aplicación de estas nociones físicas permitió ahondar en el conocimiento de la estructura interna de la Tierra, que no puede ser estudiada directamente. Andrija Mohorovicic se dedicó a la observación del comportamiento de estas ondas a partir de los temblores de tierra que periódicamente sacuden los Balcanes.

Del análisis de dichos temblores pudo deducir Mohorovicic que la velocidad de las ondas primarias aumentaba de repente a algunas decenas de kilómetros por debajo de la superficie. Este cambio súbito de velocidad en la propagación de las ondas indicaba un cambio estructural en las condiciones físicas de la materia que se denominó discontinuidad de Mohorovicic y que algunos geólogos abrevian normalmente mediante la apócope moho.

Posteriormente, y siempre en base a la velocidad de propagación de las ondas sísmicas, se definió el manto; esta zona de la estructura interna de la Tierra constituye cerca del 80% del volumen total y casi el 70% de toda su masa. Las rocas que forman el manto serían con toda probabilidad la peridotita y la eclogita. El núcleo, o capa más interna del globo, se considera que es demasiado denso para poder ser rocoso. Se piensa que está constituido por metales, probablemente por hierro en su mayor parte. La velocidad de las ondas primarias vuelve a aumentar gradualmente en profundidad, por lo que también se alcanza a distinguir entre un núcleo interno y otro más externo.

Cómo citar este artículo:
Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). . En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España). Recuperado de el .

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información