Jack Nicholson

(Neptune, Nueva Jersey, 1937) Actor de cine estadounidense que ha destacado por sus notables facultades interpretativas. Se graduó en la Manasquan High School, en Nueva Jersey, y a los 17 años, tras una infancia difícil y sin ninguna experiencia artística, marchó a Hollywood. Después de dedicarse a variados menesteres, trabajó como botones en la sección de dibujos animados de la Metro Goldwyn Mayer. Estudió luego interpretación con Jeff Corey y comenzó a trabajar en el teatro y en culebrones televisivos. Su primera aparición en la pantalla data de 1958, año en que interpretó el papel protagonista en la película de Roger Corman The Cry Baby Killer. Después trabajó en películas de terror o de acción de Corman y de otros directores que operaban al margen de los grandes estudios.


Jack Nicholson

Tras varios años de frustración y contrariedades, se le presentó su gran oportunidad con Buscando mi destino (1969). Sacó el máximo partido del modesto papel de abogado marginado y, gracias a su interpretación, consiguió la primera de sus numerosas nominaciones al Oscar. En los años siguientes se reveló como una de las personalidades más intrigantes del cine estadounidense, intérprete de múltiples facetas, versátil, no sólo capaz de representar un gran abanico de papeles, sino también de cambiar su aspecto de acuerdo con cada filme. Trabajó con realizadores tan dispares como Bob Rafelson, Mike Nichols, Roman Polanski o Michelangelo Antonioni. El único vínculo común entre la mayoría de sus interpretaciones ha sido la caracterización del eterno intruso, el tipo errante y sardónico que boicotea el sistema. Nicholson brilló con luz propia interpretando al detective de Chinatown (1974), una película de cine negro de Roman Polanski, y en el papel principal de El reportero (1974), de Michelangelo Antonioni.

Después de varias nominaciones, recibió el Oscar al mejor actor por su actuación en Alguien voló sobre el nido del cuco (1975), película de Milos Forman basada en el best seller de Ken Kessey. Nicholson encarnó en ella a McMurphy, un delincuente que finge estar trastornado para evitar la prisión, y es internado en un centro psiquiátrico. Su llegada supone una auténtica revolución para la apacible y distraída vida de los internos: un partido de baloncesto, un viaje en barca para ir de pesca, una partidas de póquer, una pequeña fiesta en compañía de un par de prostitutas, etc. El entusiasmo que muestran los nuevos compañeros de McMurphy no es del agrado de la estricta enfermera jefe. La portentosa e histriónica interpretación de Nicholson acabaría marcando su carrera. El filme obtuvo los cinco grandes Oscar: mejor película, mejor director, mejor actor, mejor actriz y mejor guión adaptado, algo que no ocurría desde Sucedió una noche (1934), del gran Frank Capra.


Jack Nicholson en Chinatown (1974)
y Alguien voló sobre el nido del cuco (1975)

En los años 80 protagonizó varios títulos destacados, como El resplandor (1980), de Stanley Kubrick, El cartero siempre llama dos veces (1981), La fuerza del cariño (1983), por la que obtuvo su segunda estatuilla (esta vez como mejor actor secundario) o El honor de los Prizzi (1985). Sobresale particularmente El cartero siempre llama dos veces, nueva adaptación de la célebre novela policíaca de Joseph M. Cain que tuvo un guionista de lujo, el aclamado dramaturgo y guionista David Mamet. Nicholson se puso en la piel del trotamundos Frank Chambers, que entra a trabajar en la cafetería-restaurante propiedad del griego Nick Papadakis. Allí conoce a su sensual esposa Cora (Jessica Lange), con quien inicia una fogosa relación sentimental. Los problemas empiezan cuando la pareja decide que el único modo de seguir juntos y hacerse con el dinero que tanto desean es acabar con la vida de Nick.

La fuerza del cariño (1983), por otra parte, le valió uno de los cinco Oscar que se llevó este conmovedor melodrama, el de mejor actor secundario, por su interpretación de un astronauta retirado y aficionado a la bebida llamado Garrett Breedlove, del que se enamora la viuda cincuentona Aurora Greenway (Shirley MacLaine, que se llevó también el Oscar por su actuación). Su caché en la taquilla aumentó considerablemente tras su barroca interpretación en Batman (1989), de Tim Burton. Jack Nicholson, que cobró el sueldo más alto pagado hasta entonces, realizó otra de sus histriónicas caracterizaciones en el papel de Joker, el malvado que se propone acabar con Batman y hacerse con el control de Gotham City; Kim Basinger explotó todo su encanto interpretando a la inocente Vicki Vale, la hermosa periodista de la que se enamora Batman (Michael Keaton).

En 1997 su estatus casi legendario se reforzó con su papel en Mejor... imposible, por el que obtuvo al año siguiente su segunda estatuilla al mejor actor. En este filme encarnó a un escritor con una enfermedad mental que le impide comunicarse con la gente; la presencia de una camarera (Helen Hunt) le obligará a luchar contra sus dificultades. Otros títulos destacables de su filmografía son Mi vida es mi vida (1970), Las brujas de Eastwick (1987), Tallo de hierro (1987), Algunos hombres buenos (1992), Hoffa (1993), Wolf (1994), Cruzando la oscuridad (1995), Mars Attacks (1996), Sangre y vino (1997) y El juramento (2001). Junto a los tres Oscar, los galardones que ha recibido Jack Nicholson a lo largo de una trayectoria que incluye más de cincuenta película son innumerables. Con About Schmidt (2002), dirigida por Alexander Payne, en la que interpretó a un ex vendedor de seguros jubilado, se convirtió en el primer actor nominado en doce ocasiones al Oscar.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información