Mayrata O'Wisiedo

(María Ostalet Visiedo; Zaragoza, 1929 - Madrid, 1998) Actriz española. A finales de los años cuarenta se instaló en Madrid, donde, bajo la batuta del célebre director y actor Luis Escobar, dio comienzo a una larga carrera de interpretación artística que tuvo su primer gran éxito en la película La honradez de la cerradura (1950), en la que compartió el protagonismo con el actor Paco Rabal, que por aquellos años daba sus primeros pasos en el cine.

Posteriormente, el propio Luis Escobar, convertido en director de los Teatros Nacionales, orientó la andadura profesional de Mayrata O'Wisiedo hacia el teatro; así, entre los años de 1953 a 1957 la actriz ocupó un puesto fijo en la plantilla del Teatro María Guerrero, en donde participó en los montajes de las obras dramáticas más prestigiosas y estableció relaciones con figuras del teatro español del siglo XX, como Miguel Narros o Berta Riaza. No fue Luis Escobar quien descubrió a Mayrata O'Wisiedo como actriz teatral, ya que, con tan solo diecisiete años, la actriz había debutado en la puesta en escena de Plaza de Oriente, del dramaturgo coruñés Joaquín Calvo Sotelo.

Entre sus interpretaciones dramáticas más aplaudidas por el público y la crítica, destacan los montajes de Las criadas, de Jean Genet, donde compartió reparto con Nuria Espert y Julieta Serrano, bajo la dirección de Víctor García; o su participación en el montaje de Salomé que puso en escena Lindsay Kemp, en donde Mayrata O'Wisiedo hizo el papel de Herodes. Además, trabajó en los repartos de Tango, Hijos de un dios menor, El vodevil de la pálida, pálida, pálida rosa, La pechuga de la Sardina (de Lauro Olmo), Siete gritos en el mar, Antígona entre muros y El último desembarco, de Fernando Savater.

También fue muy comentada su intervención en el montaje del Tenorio que, dirigido por Luis Escobar, se estrenó con escenografía del pintor Salvador Dalí, quien, deslumbrado por el espléndido cuerpo de la actriz, se empeñó en que Mayrata O'Wisiedo saliera a escena totalmente desnuda, con el sexo cubierto de perlas. Finalmente, la censura se encargó de que esto no fuera así.

En televisión, desempeñó varios papeles en España, México, Italia, Francia e Inglaterra, en cuyas capitales estuvo viviendo en distintos períodos de su vida. Aprovechó su estancia en estos lugares para perfeccionar su formación dramática, incorporando a su repertorio las mejores innovaciones escénicas que surgían fuera de España. Entre sus subidas a escena y sus apariciones en la pequeña pantalla, Mayrata O'Wisiedo encontró tiempo para seguir dedicándose al cine, campo en el que dejó una filmografía compuesta casi exclusivamente por títulos de escasa importancia (Trío de damas, Los económicamente débiles, El juego de la verdad, La chica de la piscina, La joven casada, La llamada de África y El juego de los mensajes invisibles).

En los últimos años de su vida se dedicó al cultivo de la literatura narrativa, género en el que dio a la imprenta tres títulos: Chico no sabe que es un perro, Historias brevísimas y crueles y Una taza de té en mi jardín. En el momento de su muerte dejó inconclusa una novela.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información