Keizo Obuchi

(Gunma, 1937 - 2000) Político japonés que ocupó la presidencia del país entre 1998 y 2000. Miembro de una familia de hilanderos, realizó estudios de literatura inglesa en la Universidad de Waseda, al término de los cuales emprendió un viaje por el mundo para ampliar su formación que duró nueve meses, durante el cual recorrió treinta y ocho países. Ya de vuelta en Japón, en 1963 se presentó por su provincia natal a las elecciones al parlamento y logró su primer escaño, con lo que se convirtió en el diputado más joven de la Dieta (el parlamento japonés).


Keizo Obuchi

En 1979 fue nombrado por el primer ministro, Masayoshi Ohira, director general de la Oficina del Primer Ministro y de la Agencia de Desarrollo de Okinawa, en la que se curtió en las relaciones de seguridad de su país con Estados Unidos. Obuchi también ocupó el cargo de Director General de la Agencia de Gestión y Coordinación y la dirección general del Despacho del primer ministro, Nakasone; fue también presidente del Comité Permanente de Finanzas de la Cámara de Representantes; director general de la Agencia de Gestión y Coordinación, y director general de la Agencia para el Desarrollo de Okinawa.

Sus responsabilidades aumentaron y dirigió varios comités parlamentarios como el de Seguridad en 1982 y el de Presupuestos en 1986, que le familiarizaron con cuestiones fundamentales en política interior y exterior. El 6 de noviembre de 1987 fue nombrado ministro portavoz del Gobierno del primer ministro Noburu Takeshita. Como tal, fue el encargado de anunciar la muerte del emperador Hirohito, el 6 de enero de 1989, y el nacimiento de la nueva era "Heise", de la "Paz y el Éxito", que define el reinado del nuevo emperador Akihito.

Como ministro portavoz del primer ministro cesó en el cargo el 2 de junio de 1989, con la dimisión de Takeshita, que reconoció haber recibido un préstamo millonario de la empresa "Recruit" en concepto de donaciones políticas. El 9 de abril de 1991, el Partido Liberal Democrático (PLD), en el poder, eligió a Obuchi secretario general, a raíz de la dimisión del líder Ichiro Ozawa. Obuchi había ocupado el puesto de vicesecretario del PLD en 1984.

En 1992, el PLD comenzó a sufrir intrigas y luchas por el poder entre sus miembros. El 28 de octubre, Obuchi, que ya no ocupaba el cargo de secretario general, fue elegido jefe de la facción más poderosa del partido, la del ex primer ministro Takeshita. Esta elección provocó la ira de los miembros del resto de las facciones en las que se repartía el poder del PLD.

En las elecciones celebradas el 18 de julio de 1993, el PLD fue derrotado, por primera vez desde su creación, por una coalición de partidos que le llevó a la oposición. En ese momento, Obuchi, político de corte conciliador, desempeñó un papel fundamental para realinear a los políticos conservadores y colocar al grupo en el camino de la reestructuración, que devolvería al partido al Gobierno en 1995.

Tras la confirmación del primer ministro Hashimoto como presidente del PLD, el 11 de septiembre de 1997, Obuchi fue designado ministro de Asuntos Exteriores en sustitución de Yukihiko Ikeda. El 13 de julio de 1998, el presidente del PLD y primer ministro Hashimoto presentó su dimisión tras los malos resultados obtenidos por el partido en las elecciones al Senado. Días después, el 24 de julio, el PLD eligió por mayoría a Obuchi como presidente del partido.

Tras esta decisión, el nombramiento de Obuchi como primer ministro se daba por seguro gracias a la mayoría del PLD en el Congreso. Sin embargo, en el Senado, el PLD estaba en minoría desde hacía diez años, por lo que la Cámara Alta designó al jefe del Partido Demócrata, Naoto Kan, como rival de Obuchi. El 30 de julio de 1998, el parlamento bicameral eligió oficialmente a Keizo Obuchi nuevo primer ministro japonés y sucesor de Hashimoto. El mismo día 30 de julio, Obuchi nombró su primer gobierno denominado de "reconstrucción económica", cuya principal tarea era resolver la crisis económica que padecía el país. En su primera comparecencia, el nuevo Primer Ministro prometió un recorte fiscal permanente y la recuperación económica en dos años.

Conocedor de los secretos de la política, Obuchi acometió, desde su cargo, una política de relanzamiento del gasto público y un plan de salvamento de los bancos, como medidas para zanjar la mayor crisis económica de los últimos cincuenta años en Japón, al tiempo que formó una coalición de gobierno de centro derecha, con el pequeño partido Liberal y el Nuevo Komeito, derivación de la secta budista Sokagakkai. Sin embargo, Obuchi, que disfrutó de los mayores niveles de popularidad, tuvo que afrontar algunos contratiempos como la entrada en vigor de la ley sobre reducción de escaños en el Parlamento o el abandono de la coalición de gobierno del partido Liberal el 2 de abril del año 2000.

Víctima del exceso de trabajo, y después de que el 2 de abril del año 2000 Keizo Obuchi mantuviera una reunión con el líder del pequeño partido Liberal, Ichiro Ozawa, en la que se decidió el abandono de su formación de la alianza gubernamental, el primer ministro nipón sufrió un derrame cerebral y posteriormente entró en estado de coma. En la Jefatura del gobierno Obuchi fue sustituido de forma provisional por el ministro portavoz Mikio Aoki hasta que Yoshiro Mori fue nombrado nuevo presidente del PLD y primer ministro del país.