Adam Oehlenschläger

(Adam Gottlob Oehlenschläger; Copenhague, 1779 - 1850) Escritor danés, considerado el principal representante del romanticismo en la literatura danesa y uno de los grandes poetas de ese país.

Desde muy joven tuvo contacto con el teatro en Copenhague, primero como actor y luego como dramaturgo. Comenzó a escribir muy pronto y encontró en la poesía su cauce natural. Su primer trabajo publicado fue un volumen poético titulado Poemas (1802), que le proporcionó súbita fama de iniciador del Romanticismo danés.


Adam Oehlenschläger

Siendo ya célebre, emprendió a expensas del Estado un largo viaje al extranjero, y estuvo sucesivamente en Alemania, Francia, Suiza e Italia, visitando a numerosos románticos alemanes (Steffens, Fichte, Schleiermacher, Tieck y después a Coppet, Chamisso, huésped de Mme. de Staël), a Goethe, de quien en vano trató de conquistar el favor y, en Roma, a Thorvaldsen. Con todo fueron negativos los contactos con el romanticismo alemán, del que temía las exageraciones, y la estancia en París lo hizo todavía más consciente de su naturaleza nórdica. Vuelto a su patria en 1810, contrajo matrimonio con Christiana Heger, y fue nombrado profesor de Estética en la Universidad.

Sus influencias principales fueron el Trauerspiel de Kotzebue y sus contemporáneos alemanes, Shakespeare, y el poeta danés Johannes Ewald, de cuya obra es sucesor. Igualmente, en Oehlenschläger se puede rastrear la influencia del romanticismo alemán (Schiller) y de las antiguas sagas nórdicas. Los mitos y la historia de Escandinavia alcanzaron en sus manos un poder que hizo de él el autor más influyente, a excepción de Holberg.

Obras de sus comienzos son el drama lírico Sanct Hals Aften-Spil (El drama de la noche de san Juan, 1802), la fantasía en verso Aladino y la lámpara maravillosa (1804-05), y la tragedia histórica Hakon Jarl (El duque Hakon, 1805). Asimismo, el estudio del teatro griego dio una mayor profundidad a sus personajes conforme avanzó su carrera.

Obras de mayor madurez son las tragedias históricas Baldur el bueno (1808), Axel y Valborg (1809), Correggio (1811), Hagbarth og Signe (1815), y Vaeringerne i Miklagard (1827). Su obra dramática, de mayor originalidad que la poética o la narrativa, osciló entre diversos géneros, desde la tragedia al drama poético y la comedia.