Olav I Tryggvason

(Olav I Triggvason o Tryggvesson; ?, 969 - Svolder, 1000) Rey de Noruega (995-1000). Hijo de Tryggve Olavssen, rey de Vik (Noruega) y biznieto de Harald I Harfager, nació tras la muerte de su padre a manos del gobernador Harald II Graycloak.

Se educó con la corte rusa de Novgorod, de donde huyó con su madre Astrid y se convirtió en guerrero vikingo. Participó en varias incursiones, como la del año 991 contra Inglaterra, donde impuso el pago de un fuerte tributo.


Coronación de Olav I

Pasó a Francia, y desde allí se dirigió a Noruega. En el año 995 formó parte de la revuelta emprendida contra Haakon el Grande. A la muerte del mismo, Olav aceptó ocupar el trono, reinando bajo el nombre de Olav I (995-1000). Consiguió someter las zonas de la costa y el oeste, aunque el interior se resistió a su dominio.

En sus zonas de influencia implantó el cristianismo, así como en las colonias normandas del Atlántico. A través de las misiones e incluso mediante métodos represivos logró la cristianización de Shetland, Feroe y las islas Orkney, así como en las posesiones de Islandia y Groenlandia. Concretamente, el Parlamento islandés afirmó dicha conversión alrededor del año 1000.

Halló la muerte en al batalla de Svolder (1000): fue vencido por al flota sueco-danesa del rey Sven; ante su inminente derrota, Olav I se arrojó al mar junto a sus compañeros. Existe una leyenda que afirma que consiguió salvar la vida y se recluyó en un convento de Siria, lo que ocasionó que se escribieran varias sagas que relatan sus gestas guerreras (narradas también en la Crónica Anglosajona).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información