Olav I Tryggvason

(Olav I Triggvason o Tryggvesson; ?, 969 - Svolder, 1000) Rey de Noruega (995-1000). Hijo de Tryggve Olavssen, rey de Vik (Noruega) y biznieto de Harald I Harfager, nació tras la muerte de su padre a manos del gobernador Harald II Graycloak.

Se educó con la corte rusa de Novgorod, de donde huyó con su madre Astrid y se convirtió en guerrero vikingo. Participó en varias incursiones, como la del año 991 contra Inglaterra, donde impuso el pago de un fuerte tributo.


Coronación de Olav I

Pasó a Francia, y desde allí se dirigió a Noruega. En el año 995 formó parte de la revuelta emprendida contra Haakon el Grande. A la muerte del mismo, Olav aceptó ocupar el trono, reinando bajo el nombre de Olav I (995-1000). Consiguió someter las zonas de la costa y el oeste, aunque el interior se resistió a su dominio.

En sus zonas de influencia implantó el cristianismo, así como en las colonias normandas del Atlántico. A través de las misiones e incluso mediante métodos represivos logró la cristianización de Shetland, Feroe y las islas Orkney, así como en las posesiones de Islandia y Groenlandia. Concretamente, el Parlamento islandés afirmó dicha conversión alrededor del año 1000.

Halló la muerte en al batalla de Svolder (1000): fue vencido por al flota sueco-danesa del rey Sven; ante su inminente derrota, Olav I se arrojó al mar junto a sus compañeros. Existe una leyenda que afirma que consiguió salvar la vida y se recluyó en un convento de Siria, lo que ocasionó que se escribieran varias sagas que relatan sus gestas guerreras (narradas también en la Crónica Anglosajona).