Claes Oldenburg

(Estocolmo, 1929) Artista americano. Junto a Andy Warhol, es considerado una de las figuras más destacadas del pop art, tendencia inspirada en la cultura de masas que alcanzó su auge en la década de 1960. A los cinco años se trasladó con su familia a Chicago. En 1950 se graduó en Yale y pasó a estudiar en la Escuela de Arte del Instituto de Chicago. En 1956 se trasladó a Nueva York, donde pronto conoció a otros artistas del happening y del environment (Jim Dine, Red Grooms, Allan Kaprow y Geoge Segal, entre otros).


Claes Oldenburg

En conexión con estas experiencias presentó su primera exposición individual en la Judson Gallery (1960) bajo el título de La calle. En ella reunía figuras y objetos realizados con materiales baratos (tela, cartón, papel), formando una singular evocación del paisaje urbano.

Un año después expuso La tienda, un espacio atestado de facsímiles de alimentos, ropa y otros objetos, hechos fundamentalmente con alambre, yeso y tela, y pintados de brillantes colores. La intencionalidad de crear un realismo mimético era evidente, pero esos productos se parecían más a sus imágenes publicitarias que a ellos mismos y la mayor novedad de la exposición fue el hecho de obligar al espectador a meterse, literalmente, dentro de la obra para poder contemplarla.

A partir de 1962 introdujo un cambio sustancial en el modo de reconstruir los objetos cotidianos y empleó para ello lonas rellenas de estopa, con lo que sus formas no eran estables, a la vez que agigantaba sus tamaños. La reconstrucción de objetos industriales con materiales blandos y en una escala que los sobredimensiona pervierte su naturaleza matérica y funcional y modifica de forma irreversible la conciencia que de ellos tenemos.


Puente-cuchara y fresa (1988)

Gigantesco y blando interruptor sueco de luz (1962, Ludwig Museum, Colonia); Hamburguesa, polo y precio (1962, Colección Carpenter, New Canaam), Máquina de escribir (1963-1964, Galería Sonnabend, París), y Sanitario blando (1966, Whitney Museum, Nueva York), son buenos ejemplos de ello. El cambio de duro a blando es también una incitación al tacto, un modo de dotar de calidez a la escultura, de querer hacerla más cercana al observador, porque con un objeto blando, afirma Oldenburg, se puede establecer un diálogo, mientras que la rigidez levanta un muro de indiferencia.

Más tarde vendrían la monumentalización de objetos cotidianos como el Botón roto (1981, Universidad de Pensilvania, Filadelfia) o la gran Piqueta que clavó en un jardín de Kassel (1982). A partir de 1976, colabora con Coosje Van Brunggen en proyectos de gran escala aplicados a ingeniería urbana y que constituyen un verdadero alarde de ingenio e ironía. Sólo Oldenburg podía diseñar un puente con las formas de un tornillo doblado o de una cucharilla que soporta una inmensa cereza del más extraordinario de los rojos.

Con estas esculturas quiere provocar un desplazamiento de la percepción que habitualmente se tiene de los objetos que nos rodean. Por su interés en lo paradójico, Oldenburg está más cercano al dadaísmo o surrealismos originales que el resto de los artistas pop.