Manuel de Oliveira Lima

(Recife, capital de Pernambuco, 1867 - Washington, 1928) Diplomático e historiador brasileño. Sus padres Luís de Oliveira Lima y Maria Benedita eran oriundos de Portugal y habían marchado a Recife a probar fortuna. Cuando Oliveira Lima contaba apenas seis años, volvieron a Lisboa por motivos de salud.

Su educación primaria y secundaria la pasó en dos colegios, el Colegio Lazarista y la Escuela Académica, de la que conservó muy buenos recuerdos. Siguió su formación en la universidad de Lisboa, donde consiguió su título de doctor en Filosofía y Letras en 1888. Durante ese periodo de estudios dedicó mucho tiempo a profundas investigaciones de carácter histórico que le aportaron materiales muy valiosos para sus escritos posteriores.

Con su formación terminada, empezó a colaborar en periódicos brasileños y portugueses, como en el Reporter, donde destacó por su apoyo a la campaña en contra de la abolición de la esclavitud en Brasil. En 1891 se casó con Flora Cavalcanti de Albuquerque, perteneciente a una ilustre familia brasileña, que le acompañó en todos sus viajes. Un año antes, con tan sólo 23 años, entró en el cuerpo diplomático. Su primer cargo fue de agregado adjunto en Lisboa, siendo nombrado secretario al año siguiente. A lo largo de su vida, los destinos diplomáticos le llevaron por medio mundo: Berlín, Washington, Londres, Tokio, Perú, Venezuela, Bruselas, etc. Simultaneó su carrera diplomática con seminarios, conferencias y cursos.

Ya jubilado, fue primero a Londres pero fijó, definitivamente en 1918, su residencia en Washington y siguió con los escritos históricos. Colaboró y prestó importantes servicios en la universidad católica de esa ciudad estadounidense, donde también enseñó derecho internacional. Miembro fundador de la Academia Brasileña de Letras, ocupó el sillón número 39 en 1903. Elogio de Varnhagen fue el título de su discurso magistral de entrada en la Academia. También perteneció al Instituto de Historia y Geografía Brasileña, así como a otras instituciones científicas y culturales.

Sus estudios y sus investigaciones mostraron su afecto, profundo y sincero, hacia Brasil y Portugal y estuvieron dirigidos a su historia pasada y presente, a su literatura, cultura e instituciones. Destacó su inclinación hacia lo humano, con una filosofía de lo social más que a lo político. También escribió ensayos históricos sobre el continente americano y particularmente de Brasil. Antes de los treinta años tenía ya escritos tres libros: Pernambuco, seu desenvolvimento histórico, Aspectos da literatura colonial y Sete anos de República. Destacó también su libro O movimento da Independencia (1922). Otras obras suyas fueron Memória sobre o descobrimento do Brasil, America latina e America inglesa (1913), Nos Estados Unidos y No Japâo.

Sus Memorias, escritas desde su estancia en Washington, fueron publicadas póstumamente por su mujer en 1937, según su propio deseo. Se trata de un documento lleno de interés humano e histórico, donde se narran curiosidades y anécdotas de personalidades y hombres conocidos, sobre todo diplomáticos, políticos y escritores, con quienes Oliveira había tenido un contacto privilegiado, haciéndolos sentir más próximos. Estas Memorias también tuvieron una gran repercusión por sus revelaciones intimas y apreciaciones críticas.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información