Duque Luis I de Orleans

(Luis I, duque de Orleans; París, 1371 - 1407) Noble francés, regente de Francia. Fue, como regente del reino, una de las principales figuras políticas de Francia a finales del siglo XIV y principios del XV. Se enfrentó por el poder con el duque de Borgoña Felipe el Atrevido y luego con el hijo de éste, Juan Sin Miedo, quien acabó asesinándole. Este hecho originó la guerra civil entre armagnacs y borgoñones.

Era hijo del rey de Francia Carlos V y de Juana de Borbón. Fue primero conde de Valois, y desde 1386 duque de Turena. En 1388, siendo ya rey su hermano Carlos VI, fue promotor de una conjura (de acuerdo con la reina Isabel de Baviera) para alejar del gobierno a los tíos del monarca, especialmente al duque de Borgoña Felipe el Atrevido. Ayudado por muchos antiguos consejeros de Carlos VI, Luis colocó a personas afines a él en los principales puestos de la administración (los llamados marmousets), que inicialmente dirigieron con prudencia y sin apenas intervención del rey. El año siguiente contrajo matrimonio con Valentina Visconti (hija del duque milanés Juan Galeazzo Visconti), que aportó como dote el condado de Asti.

En junio de 1392 fue titulado por Carlos VI duque de Orléans, cuyo señorío era más rico que el de Turena. Se convirtió así en el fundador de la casa Valois-Orléans (la segunda casa de Orleáns). Aprovechándose de su encumbrada posición en el reino, obtenía importantes recursos de los impuestos (por ejemplo, se apropió en 1392 del producto de las multas y confiscaciones), con los que organizaba grandes festejos para el rey. Después del inicio de la locura de éste en el verano de 1392, no pudo evitar que sus tíos recuperasen parte del poder perdido; mientras que él era nombrado regente el 28 de enero de 1393, Juan el duque de Berry obtuvo el cargo de lugarteniente, mientras que al borgoñón Felipe el Atrevido se encomendó la dirección de los asuntos políticos.

En estos años impulsó la alianza de Francia con Milán, señorío al que estaba vinculado por su esposa; el papa romano Clemente VII pensó incluso en formar para él un reino en los territorios pontificios de la Romaña y las Marcas, si las recuperaba. Finalmente, en 1394, la reina Isabel consiguió desplazar la atención francesa en Italia sobre Florencia, ciudad hasta entonces anti-francesa.

En 1401 el duque de Orléans se alió con el duque de Gueldre, en los Países Bajos, contra su rival común el duque de Borgoña. Respecto a la guerra contra los ingleses (la Guerra de los Cien Años), se mostró partidario de expulsarlos de Gascuña y Calais, aprovechando el envejecimiento de Enrique IV de Inglaterra y las dificultades de este monarca con escoceses y galeses. De hecho, en junio de 1404 fue nombrado lugarteniente y capitán general en Picardía y Normandía, y así pudo imponer al Consejo Real un plan de conquista de Aquitania. Los franceses avanzaron profundamente en el sur, pero no completaron su ocupación, de modo que en 1407 se abandonó la campaña por la rivalidad entre Luis de Orléans y el nuevo duque borgoñón, Juan Sin Miedo.

El padre de este, Felipe el Atrevido, hacía tiempo que se había convertido en el principal enemigo político del duque de Orleáns, ya que los otros grandes nobles mostraban más atención a intereses propios que a la dirección de Francia (los Anjou en Nápoles, los Borbón y Berry en sus señoríos). Ambos se enfrentaron por imponer su influencia sobre el enloquecido y enfermo Carlos VI, extendiéndose la rivalidad a cualquier campo: la influencia francesa en Italia, la unidad de la Iglesia, la mencionada lucha con Inglaterra y, finalmente, el control de los Países Bajos.

Cuando en 1404 murió Felipe el Atrevido y le sucedió Juan Sin Miedo, Luis de Orléans se encontró con un rival aún más ambicioso y con menos escrúpulos que su predecesor. Símbolo de la profunda rivalidad entre ambos fue que, cuando el duque de Orléans escogió como emblema un bastón (para golpear a sus enemigos en sentido figurado), su primo el duque borgoñón eligió como respuesta varios cepillos (para aplanar el bastón).

La reina se mostró favorable al duque de Orléans, que controlaba por entonces el Consejo Real; ambos trataron de alejar al Delfín Luis de París, pero los borgoñones se dirigieron a la ciudad y lo retuvieron. A partir de entonces las discusiones en el Consejo Real entre Luis de Orléans y Juan Sin Miedo fueron constantes, a punto de enfrentarse en guerra abierta, con movilizaciones de tropas incluidas.

Por último, en noviembre de 1407, Luis de Orléans fue asesinado en París, en la calle Vielle-du-Temple, mientras volvía de visitar a la reina, por unos espadachines pagados por el duque de Borgoña. Su viuda reclamó justicia a Carlos VI, que en un momento de lucidez expulsó del Consejo a Juan Sin Miedo. Sin embargo, no tardaría en volver y obtener la condena póstuma de su rival por tiranía, lo que habría justificado su muerte (hasta 1413 no fue rehabilitado). Más tarde estallaría una guerra civil entre Juan Sin Miedo (con sus partidarios, los borgoñones) y el hijo de Luis de Orléans, Carlos, ayudado por los armagnacs.

Importante mecenas de las artes, en la fachada norte de la catedral de Amiens, el escultor Jean de la Grange colocó una estatua suya. Además de Carlos, el nuevo duque de Orléans, tuvo otros siete hijos legítimos y uno bastardo con Marieta de Enghien, Juan, el Bastardo de Orleáns, que sería conde de Dunois y compañero de Juana de Arco. Por otra parte, sus descendientes los reyes de Francia Luis XII y Francisco I serían durante la segunda mitad del siglo XV y principios del siglo XVI pretendientes al ducado de Milán tras extinguirse la familia Visconti en 1447.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información