Pietro Orseolo I

(¿-997) Vigésimo tercer dux de Venecia (976-978). Durante su ejercicio ducal, considerado de transición, reinó el temor de que la política de compromiso desarrollada por la Serenísima aniquilase su independencia.

Pietro Orseolo fue elegido dux como sucesor de Pietro IV Candiano, probablemente por dos motivos: porque era descendiente de la gens ursia romana y porque en el ataque e incendio al palacio ducal que derribó a Candiano resultó lastimada la casa de Orseolo, adyacente. Orseolo asignó a la esposa de su antecesor, Waldrada, las posesiones de la familia de Candiano, como medio de no enemistarse con el Imperio, ya que Waldrada estaba protegida por Adelaida, viuda de Otón I. Su obra principal fue la reconstrucción de Venecia.

De su matrimonio con Felicia Malipero tuvo una hija (que se casó con Giovanni Morosini, de una familia muy rica y noble) y un hijo, Pietro, que más adelante fue dux. Hombre extremadamente religioso, la noche del 1 de septiembre de 978 huyó de Venecia vestido con hábito de monje y se retiró a un monasterio de los Pirineos, quizás Cuxá. Fue canonizado por la Iglesia Católica y después proclamado santo. Hoy en día el relicario de su esposa forma parte del tesoro de San Marcos y es custodiado en la basílica. Fue sucedido por Vitale Candiano.