John Osborne

(Londres, 1929 - Shropshire, Reino Unido, 1994) Dramaturgo británico. El primer libro de su autobiografía, A Better Class of Person (1989), describe su infancia en los suburbios, su breve experiencia como periodista y sus años como actor de provincias, durante los cuales comenzó a escribir sus primeras obras de teatro, representándose la primera de ellas en 1950.

Se dio a conocer con Mirando hacia atrás con ira (1956), que fue seguida por Epitafio para George Dillon (1957), escrita en colaboración con Anthony Creighton. El anfitrión (1957) fue protagonizada en su representación por Laurence Olivier en el papel de Archie Rice, un marchito superviviente de la gran época del Music Hall.

Mirando hacia atrás con ira fue fundadora de una nueva tendencia teatral que la crítica denominó la escuela de los jóvenes airados (angry young man) por la vitalidad, la sátira y el realismo de su propuesta, que expresó una reacción contra los viejos valores y el orden social establecido en la posguerra. Precisamente Osborne fue uno de los autores teatrales más importantes y conocidos de esta nueva generación, caracterizada por sus valores materialistas y falta de fe.

La innovación de su teatro, más en el contenido que en los aspectos formales, se generalizó convirtiéndose en una verdadera corriente entre los jóvenes escritores, artistas e intelectuales ingleses que se opusieron al establishment a través de la violencia, la ironía, el escepticismo y el vituperio como forma de comunicación personal y social. Las obras de esta generación tratan de personajes venidos a menos, la falta de esperanzas, la preocupación por el dinero y la duda metafísica por falta de asideros reales. Mostró una sociedad en descomposición, incapaz de ajustarse a una posguerra en la que la desigualdad social y la falta de un nuevo código de valores morales dejó a la juventud envuelta en su propia neurosis. Los personajes de sus dramas son burgueses o pequeñoburgueses destinados siempre a fracasar.

En el drama histórico Lutero (1961), basado en la vida de Lutero, puso gran énfasis tanto en los problemas físicos como espirituales de éste. Prueba inadmisible (1964) es la tragedia de un abogado venido a menos, Bill Maitland, hundiéndose de forma retórica en su autodestrucción. Un buen patriota (1965), ambientada en Viena, cuenta la historia del éxito y caída de Redl, un oficial homosexual del Ejército austro-húngaro arruinado por un chantaje.

Iconoclastas, enérgicos y apasionados, los trabajos de Osborne elogian las cualidades de la lealtad, la tolerancia y la amistad, pero sus últimas creaciones (entre las que están West of Suez, 1971; A Sense of Detachment, 1972; Watch it Come Down, 1976) se fueron haciendo cada vez más injuriosas en tono, y los objetos de su invectiva eran aparentemente cada vez más arbitrarios.

Su rabia contra la sociedad contemporánea, frecuentemente estimulante, se convirtió en una de sus más fuertes armas; también expresaba de vez en cuando una ambivalente nostalgia por el pasado. Publicó además Almost a Gentleman (1991), segunda parte de su autobiografía, y Damn You, England (1994), una mezcla de reseñas y cartas a la prensa.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información