Otón de Wittelsbach

(?, 1120 - Pfullendorf, 1183) Conde de Wittelsbach (Otón VI) y posteriormente duque de Baviera (Otón I). Fue un fiel colaborador del emperador Federico I Barbarroja, que le premió con el ducado de Baviera.

En 1154 acompañó a Federico I a Roma, distinguiéndose tanto por su valor como por su habilidad, debiéndose a él principalmente la Convención de Verona.

En la dieta de Besançon de 1157 fue, junto con el canciller imperial Rainaldo de Dassel, uno de los principales defensores de la superioridad del Imperio sobre el Papado y llegó a atacar, espada en mano, a los legados papales que sostenían que el Imperio era un feudo del Papado; el pontífice escribió a los obispos alemanes para que consiguiesen que el emperador le castigase, lo cual no ocurrió.

El conde de Wittelsbach, junto con el canciller, fue uno de los enviados a Italia por el emperador en 1158 para preparar la expedición imperial a Italia de aquel año. Los legados se apoderaron de la ciudad de Rivoli, aseguraron el paso de Adige y, en nombre de Federico, recibieron el juramento de fidelidad de varias ciudades italianas.

Comenzando por Verona, pasaron por Ferrara, Módena, Bolonia, Rávena y Ancona y lograron que Piacenza abandonase la liga formada por Milán y se pasase al lado del emperador; así pudo un enorme ejército imperial, con Federico Barbarroja a la cabeza, cruzar los Alpes en julio de 1158 con el objetivo de someter la Lombardía.

Otón de Wittelsbach fue recompensado con el título de conde palatino de Baviera y después prestó tan importantes servicios en Alemania y en Italia al emperador, que en 1180 éste le cedió solemnemente el ducado de Baviera, del que había sido desposeído Enrique el León, aunque se le separó la marca de Estiria, que se transformó en un ducado independiente. Otón de Wittelsbach fue sucedido en el ducado de Baviera por su hijo Luis I de Kelheim.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información