José María Queipo de Llano

(José María Queipo de Llano, Conde de Toreno; Oviedo, 1786 - París, 1843) Político e historiador español. Era hijo de José María Queipo de Llano y de Dominga Ruiz de Sarabia. Pasó su infancia en Madrid, Toledo y Cuenca, ciudad esta última en la que su madre poseía extensas propiedades. De nuevo se trasladó a Madrid en 1797 para dar comienzo a su educación formal, y en esta ciudad le sorprendió la invasión francesa de 1808.


José María Queipo de Llano

Disfrutaba ya entonces del título de vizconde de Matarrosa y era vocal nato de la Junta General del Principado de Asturias, que le seleccionó como uno de los embajadores que habían de ir a Londres a negociar la inversión de las alianzas. La embajada salió de Gijón el 30 de mayo de 1808 y llegó a Londres el 6 de junio, ciudad en la que permaneció hasta diciembre del mismo año. A su vuelta a España, por haber muerto su padre, heredó el condado y se dedicó a partir de entonces, y hasta mayo de 1809, a la resolución de asuntos particulares.

Se trasladó luego a Sevilla, cerca de la Junta Central, y en enero de 1810 fue nombrado representante de la Junta de León, y luego de la de Asturias, ya cerca de la Regencia. Alférez mayor del Principado, fue elegido diputado a las Cortes de Cádiz por Asturias, cargo que juró el 18 de marzo de 1811, previa dispensa por no tener la edad necesaria, y en las que se hizo notar como orador. El 13 de junio de 1812 publicó un artículo en el Redactor, nº 371, en respuesta a otro de Ostolaza aparecido en el Diario de la Tarde y en el que se le atacaba. En 1814 huyó a Lisboa, y desde allí se trasladó a Inglaterra. Hizo varios viajes entre Londres y París, y fue detenido en esta última ciudad en abril de 1816, por suponérsele complicado en las conspiraciones liberales españolas. No obstante, fue puesto en libertad en cuestión de dos meses.

En París comenzó su obra de historiador: Noticia de los principales sucesos ocurridos en el Gobierno de España, desde el momento de la insurrección de 1808 hasta la disolución de las Cortes ordinarias de 1814 fue editada en París y Barcelona en 1820, y tuvo traducción francesa el mismo año. Fue nombrado por aquel entonces embajador en Berlín, pero no aceptó, por preferir el cargo de diputado por Asturias a las Cortes de 1820-1822.

Allí se hizo famoso rápidamente por sus intrigas de pasillo, su ambición y su egoísmo, que le constituyeron en cabeza visible de los moderados. El pueblo bajo no le perdonaba su hipocresía, sus manejos en Hacienda y sus frecuentes viajes a París, en donde se dice que jugaba a la bolsa y disfrutaba de la joie de vivre, aun llenándose de deudas. El 4 de febrero de 1822 fue insultado al salir del Congreso, junto con Martínez de la Rosa y José Moscoso, incidente que dio lugar a una causa instruida por el juez Moreno y Ramírez, que no arrojó grandes resultados.

En febrero de 1822 optó por marcharse a París, en donde estaba cuando tuvo lugar la invasión de 1823, lo que le convirtió en emigrado. En septiembre de 1825 se dijo que proporcionaba artículos a Evariste Dumoulin, del Constitutionnel, y a los redactores del Courier, y un año más tarde corrió también el rumor de que el conde de Cartagena le consultaba para la redacción de sus Memorias. Dedicó bastante tiempo a viajar por Europa y comenzó a preparar su gran libro, la Historia del levantamiento, guerra y revolución de España (1832).

Regresó a España en julio de 1833, y residió en Asturias hasta la muerte de Fernando VII. Procurador por Asturias entre 1834 y 1835, Martínez de la Rosa le nombró Ministro de Hacienda el 18 de junio de 1834, cargo que ejerció hasta el 13 de junio de 1835. Se dice que cuando ocupaba este puesto se dejó sobornar por la Casa Rothschild por 1.600.000 francos, lo que contribuyó, junto con otros incidentes, a consolidar su fama de gran ladrón. Presidente del Consejo de Ministros y Ministro de Estado (7 de junio-14 de septiembre de 1835), fue su política la de lograr una intervención extranjera que, so pretexto de acabar con la guerra civil, evitase la revolución. Se casó entonces con María Pilar Gayoso de los Cobos y Téllez Girón, hija de los marqueses de Camarasa.

La revolución de los sargentos de la Granja en 1836 le hizo emigrar de nuevo a Londres y a París, pero esta vez regresó enseguida, como diputado de nuevo por Asturias (1837), puesto que ocupó ininterrumpidamente hasta 1840. Por aquel entonces ya era un opulento magnate e, incluso, fue hecho Grande de España. En 1839 volvió a París y realizó un viaje por Italia, que describió en Diario de un viaje a Italia , obra que se publicó póstumamente en la Revista contemporánea (Madrid, 1882). En el texto se refiere a otro Diario anterior sobre el mismo asunto, al parecer perdido. En febrero de 1841 volvió a expatriarse, y falleció en el exilio.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información