Tunku Abdul Rahman

(Alor Star, 1903 - Kuala Lumpur, 1990) Político malayo. Se convirtió en el primer ministro de Malaisia en 1953, después de que el país lograra la independencia de Gran Bretaña, y en 1963 ocupó el mismo cargo en la Federación Malaya cuando se formó.

Era el séptimo hijo varón (el vigésimo del total) del sultán de Kedak, por lo que portaba el título de tunku (príncipe). Tras realizar los estudios obligatorios en Malaisia y Tailandia, marchó en 1920 a Gran Bretaña para iniciar sus estudios universitarios. Se matriculó en Cambridge y luego se trasladó al Inner Temple de Londres, donde obtuvo la licenciatura de derecho.

A su regreso a Malaisia en 1931, entró a formar parte de la administración civil de Kedak, donde ocupó diversos puestos incluso durante la época de la ocupación japonesa. Acabada la Segunda Guerra Mundial, regresó a Gran Bretaña en 1947, y allí ejerció de abogado hasta 1949, año en el que regresó de nuevo a su patria para ser nombrado Adjunto al Fiscal General del Departamento Legal Malayo.

Abandonó su puesto en 1951 para iniciar su carrera política. Junto a Dato Onn bi Jafaar, fundó la Organización Nacional de los Malayos Unidos (United Malays National Organization, UMNO), partido del que obtuvo la presidencia en 1952. Partidario de la unidad de todos los habitantes de Malaisia, firmó una alianza con la Asociación Malaya China y el Congreso Indio Malayo denominada Partido de la Alianza, al frente de la cual Abdul Rahman se presentó a las elecciones legislativas de 1955. Su coalición obtuvo 51 de los 52 escaños disputados, por lo que fue nombrado Jefe del Consejo de Ministros y ministro del Interior.

Encabezó la delegación que en 1957 viajó a Londres para negociar un amplio autogobierno, que fuese el paso previo a la proclamación de la independencia de Malaisia, hecho que se produjo en agosto de 1957. Abdul Rahman fue nombrado primer ministro; en el primer gobierno que formó se reservó las carteras de Defensa y Asuntos Exteriores y comenzó a ejercer el poder de una forma dictatorial. Partidario de una política de acercamiento a los Estados Unidos, procuró sin embargo mantener buenas relaciones con los gobiernos de los países comunistas que rodeaban Malaisia.

En 1963 fue el principal impulsor de la Federación Malaya, alianza que formaban Malaisia, Singapur, Sarawak y Sabah. Los representantes de las cuatro regiones le confirmaron como Primer Ministro de la nueva entidad. En 1965 no logró evitar que Singapur se segregara definitivamente de la Federación, con lo que quedó configurado el estado de Malaisia tal y como hoy es conocido.

La paz entre las tres comunidades que conformaban la sociedad malaya se rompió en 1969, cuando tras las elecciones que dieron la victoria a los partidos chinos se produjeron graves enfrentamientos entre éstos y los habitantes malayos, que causaron más de doscientos muertos. El fracaso en sus intentos de mediación provocó que presentara su dimisión como Primer Ministro en enero de 1970.

No obstante, continuó conservando gran influencia en las esferas del poder, pues su opinión fue decisiva en el nombramiento de su sucesor, Abdul Razak, uno de sus más estrechos colaboradores. En septiembre de ese mismo año fue nombrado secretario general de la Conferencia Islámica, cargo que ocupó durante cinco años. Sus opiniones influyeron notablemente durante los años sesenta en la opinión pública de su país, a la cual se dirigió semanalmente hasta 1987 desde su columna en los periódicos nacionales.

Se retiró de la vida activa en 1988 a causa de una enfermedad, que le obligó a desplazarse en una silla de ruedas. Sin embargo, volvió a reaparecer un año después para efectuar una serie de mítines por todo el país en los que criticaba la labor del Primer Ministro Mahatir bin Mohamed, quien ocupaba el cargo desde 1981 y al que acusaba de haber convertido a Malaisia en un estado policial.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información