Julio Rey Pastor

(Logroño, 1888 - Buenos Aires, 1962) Matemático español. Realizó los estudios de bachillerato en el Instituto de Logroño e intentó seguir la carrera castrense, pero fue suspendido en el examen de ingreso a la Academia Militar. Estudió ciencias exactas en Zaragoza, donde fue discípulo de Zoel García Galdeano. En 1908 consiguió el premio extraordinario de la licenciatura y al año siguiente la misma calificación por sus tesis doctoral sobre Correspondencia de figuras elementales.

En 1910 fue profesor auxiliar de la Universidad de Madrid y al año siguiente obtuvo la cátedra de análisis matemático al que solía asociar a jóvenes licenciados. En 1911 era secretario de la recién fundada Sociedad Matemática Española. Dos años después opositó y obtuvo la cátedra de análisis de la Universidad Central de Madrid.

Su actividad, desde estos primeros años en que consiguió sus puestos académicos, fue acompañada de la investigación histórica de los orígenes y evolución de la matemática, con atención especial a los matemáticos españoles. En 1913 inauguró el curso en la Universidad de Oviedo con un discurso sobre la Historia de las Matemáticas en España, que posteriormente fue editado con el título de Los matemáticos españoles del siglo XVI. En el primero, dedicó unas páginas a los siglos XVII y XVIII que en la reimpresión hizo desaparecer.

Viajó pensionado a Gotinga para trabajar junto a Félix Klein, y, como resultado de sus estudios, escribió unos Fundamentos de la Geometría Proyectiva Superior, a los que la Real Academia de Ciencias de Madrid concedió en 1914 el premio instituido por el duque de Berwick y de Alba. La obra está dividida en tres partes. La primera ofrece una descripción detallada de la historia de las geometrías elementales y superiores, la segunda está dedicada a los fundamentos de la geometría proyectiva real y la tercera expone los fundamentos de la geometría proyectiva compleja. Con la publicación de esta obra, en 1916, se introdujeron en los medios matemáticos españoles las ideas del conocido programa de Erlangen de Félix Klein.

Durante los dos cursos siguientes, Rey Pastor permaneció en Madrid, enseñando análisis en la Universidad Central. Fruto de sus cursos fue el Resumen de las lecciones de Análisis Matemático, que contienen material que reproduciría ampliado posteriormente en sus Elementos de Análisis Algebraico. Durante estos años publicó numerosos artículos y dictó muchas conferencias. En el Ateneo de Madrid pronunció a lo largo de 1915 un ciclo, continuando en cierto modo los de José Mariano Vallejo y José Echegaray, que se publicó al año siguiente en un pequeño volumen con el título de Introducción a la matemática superior. Fueron lecciones precursoras de la nueva orientación que estaban tomando las matemáticas.

En 1917 estuvo por vez primera en Buenos Aires, donde fue invitado por la Institución Cultural Española para ocupar la cátedra que acababa de dejar José Ortega y Gasset. La impresión que sus conferencias produjeron entre los estudiantes de matemáticas fue tan grande, que tuvo que volver los años siguientes. En 1919, de regreso en España, retomó su actividad en el Laboratorio y Seminario Matemático que él mismo había fundado, dependiente de la Junta para la Ampliación de Estudios y de la Universidad de Madrid. Aquel año, la revista de la Sociedad Matemática Española entró en crisis por falta de artículos científicos, lo cual hizo convocar una junta general extraordinaria para hacer frente al problema. Se cambiaron los miembros de la junta directiva, excepto García de Galdeano y Rey Pastor. Se aprobó la publicación de la Revista Matemática Hispanoamericana, comprometiéndose Rey Pastor a costearla.

En 1920, Rey Pastor ingresó en la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Madrid, con un discurso sobre el problema del ultracontinuo. A partir de este año, sus viajes a la Argentina fueron continuos y su actividad profesional estuvo desdoblada entre España y dicho país. En 1921 publicó su Cálculo Infinitesimal en Buenos Aires y, al año siguiente, sus conocidos Elementos de Análisis Algebraico. En 1924 aparecieron sus Lecciones de Álgebra y la segunda parte de la Teoría de funciones de variable real.

En estos libros expuso las nuevas orientaciones que las matemáticas estaban dando al análisis y al álgebra. Fueron complementados por una amplia serie de artículos sobre casi todos los aspectos de las matemáticas, incluyendo la historia, la metodología y la Epistemología. La reimpresión de sus obras ha continuado, año tras año, hasta nuestros días, en que a pesar de su lenguaje poco frecuente, siguen siendo de valiosa ayuda para los estudiantes e investigadores.

En Argentina, Rey Pastor creó también un Seminario Matemático Argentino, la Unión Matemática Argentina y una cátedra de Epistemología e historia de las ciencias. La Real Academia Española de la Lengua le aceptó en 1954 e ingresó con un discurso sobre álgebra del lenguaje. La British Astronomical Society dio su nombre, en 1953, a un cráter de la Luna entre los de Frederic Cuvier y Michael Faraday. En 1956 se le concedió el premio March. Entre sus últimas investigaciones figura un libro sobre la cartografía mallorquina, en colaboración con Ernesto García Camarero.

La mayor parte de sus últimas publicaciones las firmó con varios de sus numerosos alumnos y discípulos. Colaboraron en sus publicaciones, principalmente, Pedro Puig Adam, Pedro Pi Calleja, César Trejo, Luis Santaló, José Gallego Díaz y José Babini. De los discípulos que permanecieron en España destacan Ricardo San Juan Llosa y Sixto Ríos. Entre los argentinos sobresale Alberto Calderón. Cuando pensaba volver a España a instalarse definitivamente en los alrededores de Madrid, Rey Pastor falleció repentinamente en Buenos Aires.