Antonio Ricardos

(Barbastro, España, 1727-Madrid, 1794) Militar español. Tomó parte en las campañas de Italia de la guerra de Sucesión de Austria, en las cuales alcanzó cierto renombre. Ricardos, cercano a las ideas de la Ilustración, dedicó buena parte de su actividad a la reorganización del ejército, para lo cual estudió el modelo prusiano. Aplicó, más tarde, su experiencia en diversas reformas tanto en España como en América y fundó, en 1773, la Academia de Ocaña, desde donde llevó a cabo, como inspector general , la reestructuración de la caballería. Miembro del «partido aragonés» su carrera en la corte siguió la estela de Aranda y, por consiguiente, le enfrentó a Floridablanca. En 1778 fue desterrado a Guipúzcoa, acusado por la Inquisición. Tras ser rehabilitado, como capitán general de Cataluña dirigió las operaciones contra Francia, en las que de nuevo en 1793 demostró su valía como estratega. A pesar de todo, su decisión de no atacar Perpiñán provocó una fuerte controversia.