Víctor Damián Sáez

(Budia, 1776 - Tortosa, 1839) Eclesiástico y político español. Canónigo de Sigüenza y de Toledo, fue confesor privado de Fernando VII, quien se vio obligado a destituirle (noviembre de 1820) durante el Trienio Liberal. En 1823, durante la Regencia Absolutista, fue ministro de Estado, siendo luego nombrado ministro universal por Fernando VII. Sin embargo, al poco tiempo su excesivo rigor antiliberal le valió ser nuevamente destituido (diciembre de 1823), pasando a ocupar el obispado de Tortosa hasta su muerte.

Víctor Damián Sáez fue canónigo de Sigüenza (Guadalajara) y de Toledo y confesor del rey Fernando VII (1814-1833). Tras el pronunciamiento de Cabezas de San Juan (1820) y el comienzo del movimiento liberal encabezado por el general Riego, Sáez fue destituido de su cargo por el mismo monarca, y durante el Trienio Liberal (1820-1823) se mantuvo aparentemente al margen de la política activa, si bien continuó conspirando para socavar las bases del régimen liberal.

Tras el triunfo de los Cien Mil Hijos de San Luis y el restablecimiento del absolutismo de Fernando VII, Víctor Damián Sáez fue nombrado ministro de Estado y desempeñó lo que se dio en llamar el “Ministerio Universal”, desde el que desarrolló una despiadada política de terror contra los liberales. Tanta llegó a ser su crueldad que las fuerzas de la Santa Alianza se vieron impelidas a intervenir en pos de su destitución, que tuvo lugar en diciembre de 1823, con la formación de un verdadero ministerio presidido por el marqués de Casa Irujo. Posteriormente fue nombrado obispo de Tortosa (Tarragona).