Emilio Sala

(Emilio Sala y Francés; Alcoy, 1850 - Madrid, 1910) Pintor español. Criado en el seno de una familia de comerciantes, su afición a la pintura desde muy joven hizo que su madre le inscribiera en las clases de dibujo de Plácido Francés, en la Academia de San Carlos, para pasar luego a las de Salustiano Asenjo. En ambas fue el alumno más adelantado y pronto comenzó a obtener los primeros éxitos. En 1873 ganó la segunda medalla de la Exposición Regional de Valencia, por un bodegón. En 1871 presentó en la Exposición de Madrid el cuadro titulado La prisión del príncipe de Viana, por el que obtuvo la segunda medalla.

En 1873 participó en la Exposición Regional de Valencia con el lienzo titulado El valle de lágrimas. Sala se estableció en Madrid y comenzó a ver cómo se cotizaba su firma. En la exposición de 1878 ganó la medalla de oro con el cuadro titulado Gillem de Vinatea. En 1881 pintó un techo para el palacio del señor Anglada titulado Novus Ortus, con el que consiguió la primera medalla.

Otras obras de esta época son La manzanilla, La cena, Una sinfonía de blanco y Una orgía de colores. Fue nombrado individuo de mérito de la Academia de Bellas Artes de España en Roma, a donde se trasladó para proseguir sus estudios. De su estancia en esta ciudad es el cuadro titulado La expulsión de los moriscos, que fue premiado en la Exposición de Berlín con la medalla de oro de 1891. Entre los retratos de más calidad que realizó destacan el de S.A. la Infanta Doña Eulalia y el de Don Ramón de Campoamor.