Rafael Salillas

(Angüés, 1854 - Madrid, 1923) Médico y criminólogo español. Fundador de la Escuela de Criminología y director de la prisión celular de Madrid, intentó la renovación del sistema penitenciario español siguiendo las directrices de Lombroso. Escribió numerosas obras, entre las que destacan La vida penal en España (1888), La antropología en el derecho penal (1889) y La evolución penitenciaria (1919).

Tras finalizar los estudios de medicina, Rafael Salillas ingresó en 1880 en la Dirección General de Prisiones como oficial. Al poco tiempo comenzó a colaborar en El liberal y la Revista de Legislación y Jurisprudencia, con una serie de artículos que, más tarde, fueron recogidos en La vida penal en España (1888), libro que le dio un gran renombre como criminólogo y lo convirtieron en una autoridad en el ámbito internacional.

Posteriormente fue uno de los principales impulsores de la Escuela de Criminología, creada en 1903 por el entonces ministro de Gracia y Justicia Eduardo Dato y que Salillas dirigió hasta su muerte. Nombrado director de la cárcel celular de Madrid en 1906, aprovechó su mandato para llevar a la práctica la teoría correccionalista del penalista y antropólogo italiano Cesare Lombroso y continuar la tarea de Concepción Arenal. Al final de su vida se dedicó a la política, y fue elegido dos veces diputado a Cortes por el Partido Radical. Fue también vocal del Patronato Real para la representación de la trata de las blancas, secretario del Consejo Penitenciario, y vocal del Instituto de Reformas Sociales y del Consejo Superior de Protección a la Infancia y Represión de la Mendicidad.

Rafael Salillas dirigió la Revista de Antropología Criminal y Ciencias Medicolegales; en sus investigaciones intentó demostrar que las causas genéticas y ambientales favorecen la aparición de la criminalidad. Entre sus estudios se cuentan La antropología en Derecho penal (1889), Doña Concepción Arenal en la ciencia penitenciaria (1894), Psicología picaresca (1895), Los ñañigos en Cuba (1895), El delincuente español. El lenguaje (1896), La teoría básica (1901), La reforma penitenciaria (1904), El doctor J. Huarte y su “examen de ingenios” (1905) y La evolución penitenciaria (1919). Por otra parte, su interés por la historia de la política se plasmó en la publicación de los ensayos Las Cortes de Cádiz (1910) y Morral el anarquista (1914). Escribió también un drama, Las dos ideas, que fue estrenado en 1884 en el teatro Español de Madrid.