Melchor de Santa Cruz

(Dueñas, ? - ?, c. 1577) Escritor español. Se sabe poco de su vida. Publicó Floresta española de apotegmas, o sentencias, sabia y graciosamente dichas, de algunos españoles (1574), colección de cuentos, dichos y sentencias dedicada a Juan de Austria, y Cien Tratados (1576), colección de cuentos dedicada a Felipe II.

Nacido probablemente en Dueñas (Palencia), Melchor de Santa Cruz residió en Toledo y tuvo por amigos o mecenas a Juan de Austria, a Diego de Covarrubias, obispo de Segovia, y a Felipe II. Publicada por vez primera en Toledo en 1574, y reeditada, traducida e imitada hasta la saciedad, La Floresta de Melchor de Santa Cruz constituye una de las más importantes colecciones de cuentos y anécdotas del siglo XVI. Muchos de sus chistes e historietas aparecen aún hoy en periódicos y almanaques, sin citar la procedencia.

Se han señalado como fuentes principales la Sobremesa de Juan de Timoneda, las Facezie et motti arguti di alcuni eccellentissimi ingegni de Ludovico Domenichi y las Hore di recreazione de Ludovico Guicciardini, así como la tradición popular autóctona. Por otro lado, el hecho de que Melchor de Santa Cruz, hombre esencialmente del pueblo, usara el término apotegma, prueba que no le eran desconocidas las colecciones de Plutarco y Erasmo, traducidas al español en 1533 y 1549, respectivamente. La crítica más reciente, en efecto, ha advertido en la Floresta algunos rasgos de origen erasmista.

La obra constaba de diez partes en su primera edición de 1574, y fueron aumentadas a once en la de Zaragoza de 1576. Es un inmenso repertorio de anécdotas y dichos agudos, de una apretada brevedad casi lapidaria y de una gran riqueza idiomática. Su temática es diversa, predominando la de tipo histórico (arzobispo de Toledo don Alonso de Carrillo, el Gran Capitán, Isabel la Católica, Cisneros, etcétera). Sus diferentes partes se ocupan de diversas clases de personajes: la primera, por ejemplo, se ocupa del estamento religioso; la segunda, de la nobleza y la soldadesca; la cuarta, de jueces, letrados, escribanos, médicos y estudiantes; la undécima, de las mujeres, etc. En otras partes las anécdotas se agrupan por temas, como la quinta, que cuenta historias de bodas y amoríos, o por su carácter, como la décima, centrada en dichos extravagantes.