Sasánidas

Antigua dinastía de reyes persas (224-651 d.J.C.). Originaria de Fars, reinó en Irán y creó el Imperio homónimo. Se proclamaron restauradores de las antiguas tradiciones persas y herederos de los Aqueménidas. Fue fundada por Ardacher (c. 226-241), que, después de vencer a Artabán V, el último arsácida (224), se convirtió en dueño del Imperio iranio. Sapor I (241-272), combatió a los romanos. Con Bahram II 276-293) y Narsés (293-302) el imperio iranio declinó, lo que permitió a los romanos restablecer su influencia.

Tras un período de intrigas cortesanas, accedió al poder Sapor II (310-279). Durante su reinado el conflicto con Roma adquirió un carácter político y religioso. Al producirse la conversión del emperador romano Constantino al cristianismo, los cristianos persas fueron perseguidos u obligados a adoptar el mazdeísmo. Finalmente, la Iglesia persa rompió con Roma y se convirtió al nestorianismo. En esta época apareció el maniqueísmo, que se extendió tanto en Asia como en Occidente.

En el siglo VI los Sasánidas alcanzaron su apogeo. Cosroes I (531-579), que luchó contra Justiniano, fue un gran constructor e impulsor de las artes y de las letras. Cosroes II (590-628), nieto del anterior, continuó su política y combatió en Egipto, Palestina, Siria y Asia Menor. Tras su asesinato, los musulmanes, vencedores en Qadisiyya (637) se lanzaron sobre Irán. El último sasánida fue Yazdgard III (632-651), que murió asesinado en su refugio de Sogdiana.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información