Saúl

(?, 1000 o 1021 a.C. - Gelboé, actual Israel, ?) Primer rey de Israel. Según la tradición, Saúl se convirtió en rey tras ser ungido por Samuel, quien accedía de este modo a los ruegos de su pueblo, que quería un jefe guerrero para enfrentarse a los filisteos y los amalecitas.


David y el rey Saúl (óleo de Ernst Josephson, 1878)

Otras fuentes inducen a pensar que, de hecho, Saúl fue un labrador de la tribu de Benjamín que, tras organizar un pequeño ejército, liberó a la ciudad de Yabés de Galaad del asedio filisteo, hecho tras el cual se autoproclamó rey. Una vez reunidas las tribus de la región central, Saúl creó una pequeña corte en Guibeá, mantuvo un ejército permanente e intentó estrechar lazos con Judá.

Estos amagos de poder personal no fueron del agrado de la jerarquía religiosa, que veía cómo el rey Saúl no se mostraba dócil a su influencia e intentaba usurpar algunas de sus funciones, como la ofrenda de sacrificios, por lo cual Samuel buscó a otro para proponerlo como monarca: el joven pastor David, vencedor del gigante Goliat y hábil músico que se había ganado su favor. Acosado por unos reorganizados filisteos, Saúl pereció junto a su hijo Jonatán en la batalla de Gelboé; conforme a sus deseos, le sucedió en el trono David, segundo rey de Israel.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información