Antonio Saura

(Huesca, 1930 - Cuenca, 1998) Pintor español. Comenzó a pintar en 1947, durante una larga enfermedad. Sus primeros años de actividad artística se desarrollaron en Madrid; a partir de 1953, residió largas temporadas en París. Viajó por Europa y América, pero nunca dejó de estar en contacto con España.

Antonio Saura inició su carrera pictórica dentro de la tendencia surrealista. Sus primeras obras (elaboradas en el lecho) son pequeñas y primorosas de ejecución; su producción se desarrollaba dentro de un mundo soñado y finamente colorista, de ejecución trabajada como una joya, con minuciosa pincelada y bien fundidos empastes de color. Esa primera etapa dio paso a otra mucho más libre pero siempre fantástica y surreal, de la cual pueden ser ejemplo obras como El Cementerio de los Suicidas. Lo abstracto aparece cada vez con más intensidad y las cosas se transforman en vagas formas o en ambivalencias bien acusadas, como en Piedra, Luna, Cielo.

Hacia 1950 desembocará, con el abandono de la figuración, en la creación de una pintura de mancha y de gesto en la que la representación desaparece. En 1957 fue uno de los fundadores del grupo El Paso, que ejerció una gran influencia en la pintura española de las décadas de 1950 y 1960. La actitud de Saura en este momento crea una evidente tensión y plantea una vigorosa transformación en el arte español del momento, y llega así el triunfo definitivo de lo informal en la pintura española. Pero pronto Saura va a volver a una desgarrada y dramática figuración, bien triturada y deformada, en la que aparecen gestos y manchas de monstruos y carátulas, con los que apunta hacia un mundo expresivo, no ajeno a la sátira histórica y social, como él mismo apoyará en sus escritos.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información