Ernestine Schumann-Heink

(Ernestine Rössler; Lieben, 1861 - Hollywood, 1936) Contralto y mezzosoprano austriaca nacionalizada estadounidense. A la edad de trece años, su profunda voz de contralto impresionó a la cantante retirada Marietta von LeClair, quien le dio lecciones gratuitas durante cuatro años. Entre sus profesores estuvo también G. B. Lamperti. A los quince años debutó cantando la parte de contralto de la Novena Sinfonía de Beethoven en la ciudad austriaca de Graz. Su debut operístico se produjo en la localidad alemana de Dresde, donde interpretó el rol de Azucena en Il Trovatore verdiano el 15 de octubre de 1878, y fue tan exitoso que se mantuvo en cartel durante cuatro semanas.

En 1882, y tras casarse con Ernst Heink, secretario de la Ópera de Dresde, obtuvo un contrato para cantar en Hamburgo bajo la dirección de Bernard Pollini. Allí permaneció hasta 1897, y allí también dio a luz a sus hijos August (1883), Charlotte (1884) y Henry (1886). En estos primeros años obtuvo un gran éxito cantando la parte de contralto en la Rapsodia Op. 53 de Brahms con Hans von Bülow como director y el propio Brahms entre el público. Von Bülow quiso que Ernestine cantara en un ciclo mozartiano que estaba programando, pero ella, ante la llegada de su cuarto hijo Hans, decidió no aceptar.

Sus papeles más destacados en esa etapa fueron los de Orsini en Lucrezia Borgia de Donizetti, el papel estelar en Carmen de Bizet o el de Adriano en Rienzi de Wagner. Asimismo viajó a Londres integrada en una gira que realizó la compañía en 1892 bajo la dirección de Gustav Mahler. En esa ocasión fueron muy aplaudidos sus roles wagnerianos de Erda (El oro del Rin), Fricka y Waltraute (La Valquiria), y Brangäne (Tristán e Isolda). En 1893, una vez divorciada de su primer marido, se casó con el actor Paul Schumann, y asumió los apellidos de ambos cónyuges. Con él tuvo otros tres hijos, Ferdinand (1893), Marie (1896) y George (1898).

Acudió al festival wagneriano de Bayreuth entre 1896 y 1914, donde destacaron sus interpretaciones de Erda, Waltraute y Mary (El holandés errante). Durante ese periodo tomó parte en cuatro temporadas consecutivas del Covent Garden londinense (1897-1901) y llegó a cantar con regularidad en la compañía del Metropolitan de Nueva York durante el periodo comprendido entre 1898 y 1903. En febrero de 1905, Ernestine consiguió la nacionalidad norteamericana y ese mismo año contrajo su tercer matrimonio, esta vez con William Rapp Jr., abogado y manager de la cantante.

En 1909 volvió a Dresde para cantar el papel de Clytemnestra en el estreno de Elektra de Richard Strauss. En esa misma época comenzó una serie de giras por Norteamérica que la convirtieron en una gran leyenda en Estados Unidos, no sólo de la ópera sino también de la comedia musical, radio y cine. Schumann-Heink poseía una tesitura vocal muy amplia, de casi tres octavas, y un dominio técnico importante para la ejecución de adornos y coloratura.