Ismael Serrano

(Madrid, 1974) Cantautor español. Dotado de una voz grave y personal, su carrera comenzó a despuntar con el boom de los nuevos cantautores de los años noventa y pronto se convirtió en una de las voces más abiertamente comprometidas de su generación.


Ismael Serrano

Nacido en el popular barrio de Vallecas, el joven Ismael creció entre los discos de su padre, el periodista y escritor Rodolfo Serrano, y de su hermano mayor. Su progenitor incluso le enseñó los primeros acordes con una guitarra. Comenzó a estudiar solfeo y piano y, poco después, ya se atrevía a componer sus primeros temas.

En 1992 comenzó la carrera de Física en la Universidad Complutense de Madrid y hacia el año 1994 se introdujo en el circuito de los bares y cafés de Madrid, para tocar y cantar en los lugares emblemáticos de la capital que acogían estilos musicales afines al suyo: La Taberna Encantada, Libertad 8 o Galileo Galilei. Poco a poco su nombre fue cobrando fuerza, y tomó la decisión de aplazar los estudios para centrarse en la música. Durante el año 1995 y el comienzo de 1996 cantó también en algunos actos benéficos, lo que incrementó su consideración como músico comprometido.

En mayo de 1996 firmó su primer contrato discográfico con TRAK y, a finales de ese año, apareció Atrapados en azul, un álbum más que correcto con temas bien recibidos en el mercado como el célebre Papá, cuéntame otra vez. Un par de años más tarde (octubre 1998) editó su segundo trabajo, La memoria de los peces, que obtuvo mayor repercusión que su antecesor y significó un auténtico espaldarazo a su carrera comercial.

El tercer disco del cantautor madrileño apareció en Universal en el año 2000, con el título de Los paraísos desiertos. Aunque no alcanzó el éxito de otros cantautores del momento, como Rosana o Pedro Guerra, el álbum consolidó su posición en el mercado nacional. Para la primavera de 2002 reservó Ismael Serrano el lanzamiento de La traición de Wendy, un disco con canciones salpicadas a un tiempo de pesimismo y esperanza en las que el cantautor madrileño aborda la realidad social que le rodea.

En 2003 presentó Principio de incertidumbre, en el que incluyó las mejores canciones de su repertorio y seis temas nuevos. Se trata de un portentoso disco en directo en el que se acompañó once músicos y en el que destacó una novedosa sección de viento que dio al sonido del madrileño mayor contundencia. En 2004 interpretó a un trovador en la película El corazón de Jesús, de Marcos Loayza, lo que supuso su primera incursión en el cine.

Ya en 2005 Serrano publicó Naves ardiendo más allá de Orión, un disco ecléctico que mezcla ritmos y estilos, desde la rumba al jazz, del vals a la tradicional canción de autor, combinados con saxos y clarinetes, así como otros instrumentos menos habituales como el djembé. Sus canciones tratan sobre la fugacidad del tiempo, la fragilidad y la precariedad de la vida; por ello eligió como título esta frase del replicante de la película Blade Runner, un clásico de la ciencia ficción del que el cantante se reconoce admirador.