Segundo Serrano Poncela

(Madrid, 1912 - Caracas, 1976) Escritor español. Fue profesor de literatura en las universidades de Puerto Rico y de Caracas. Es autor de relatos y de novelas, en los que evoca la guerra civil y la vida del español en el exilio: Seis relatos y uno más (1954), La venda (1956), La raya oscura (1959), La puesta de Capricornio (1960), Un olor a crisantemo (1961), Habitación para hombre solo (1963) y El hombre de la cruz verde (1973). Es notable también su producción ensayística: El pensamiento de Unamuno (1953), Huerto de Melibea (1959), Del Romancero a Machado (1962), Formas de vida hispánica (Garcilaso, Quevedo, Godoy y los ilustrados) (1963) y Estudios sobre Dostoievski (1972).

Licenciado en derecho y en filosofía y letras por la Universidad de Madrid, Segundo Serrano Poncela combatió activamente con el ejército republicano durante la Guerra Civil (1936-1939). Fue asimismo miembro destacado de las Juventudes Socialistas Unificadas y llegó a ocupar, durante la contienda, el cargo de delegado de Orden Público en la comisaría de la Junta de Defensa de Madrid (1936).

En 1939 partió hacia el exilio, del que nunca regresaría. Vivió en algunos países americanos (Estados Unidos, República Dominicana, Puerto Rico y México) dedicado a enseñar literatura española en varias universidades, y ya había publicado sus obras en editoriales de tanto prestigio como Seix Barral, Losada y Fondo de Cultura Económica cuando a principios de la década de 1960 fue contratado como profesor de historia de la cultura, teoría literaria y literatura española por la Universidad Central de Venezuela. En ella ejerció la docencia y desarrolló su labor investigadora hasta que, fundada la Universidad Simón Bolívar, en enero de 1970 fue llamado por su rector, Ernesto Mayz Vallenilla, para organizar la División de Ciencias Sociales y Humanidades y los Estudios Generales.

Prescindiendo de su importante labor en la renovación de los estudios humanísticos en Venezuela, Segundo Serrano Poncela fue uno de los más renombrados críticos literarios de España e Hispanoamérica durante las décadas de 1950 y 1960. Además de artículos y cuentos repartidos por importantes periódicos como El Nacional venezolano de Picón Salas, publicó en ambos continentes profundos ensayos escritos en una prosa cuidada y, sin duda, influida por la de Américo Castro: El Pensamiento de Unamuno (1953), Antonio Machado, su mundo y su obra (1954), El secreto de Melibea (1959), Ensayos fronterizos (1961) y Formas de vida hispánica (Garcilaso, Quevedo, Godoy y los ilustrados) (1963).

Aparte de un inicial libro de circunstancias, El Partido Socialista y la conquista del poder (1935), merecen destacarse también algunos de sus claros manuales pedagógicos -Prosa moderna en lengua española (1935), Introducción a la literatura española (I960)– y sobre todo su obra narrativa, iniciada en 1956 con un tomo de relatos breves titulado La venda.

Tanto en este libro como en los cuentos incluidos en La raya oscura (1959) y en las novelas La puesta de Capricornio (1959), Un olor a crisantemo (1961), Habitación para hombre solo (1963), El hombre de la cruz verde (1970) y La viña de Nabot (1979), considerada esta última por algunos críticos como una de las mejores novelas sobre la Guerra Civil, late siempre en las obras de Serrano Poncela el tema del destierro junto a un tratamiento reflexivo y a menudo sentimental del problema histórico de España, por otra parte común a la literatura del exilio.