Itzak Shamir

(Itzak o Yitzhak Jazernicki) Político israelí (Ruzinoy, Polonia, 1915). Estudió Derecho en Varsovia, vinculándose desde joven a las juventudes sionistas. En 1935 emigró a Palestina y se hizo miembro de un grupo armado clandestino que luchaba por la formación de un Estado judío independiente contra las autoridades coloniales británicas: la Organización Nacional Militar, Irgún o IZL. Cinco años más tarde se escindió del Irgún siguiendo al líder terrorista Stern y se integró en su banda de los Luchadores de la Libertad de Israel. Fue detenido varias veces y hubo de partir al exilio en Francia, de donde sólo regresó al proclamarse el Estado de Israel en 1948.

Desde entonces hasta 1965 trabajó como agente del servicio secreto israelí (Mosad) en Europa. De regreso a Israel, pasó a la política siguiendo a Menachem Begin, que había sido su compañero en el Irgún; se integró en su partido conservador y ultranacionalista Herut y, en 1973, le ayudó a formar la coalición derechista Likud.

En aquel mismo año, Shamir fue elegido diputado por primera vez; dos años después era presidente del Likud; en 1977, al ganar el Likud las elecciones y acceder Begin al poder, portavoz parlamentario; y en 1980 ministro de Asuntos Exteriores.

Cuando Begin se retiró de la política en 1983, el Likud eligió a Shamir para sucederle. Pero las elecciones de 1984 no le dieron una victoria suficiente para gobernar en solitario: hubo de acordar una coalición con su adversario de la izquierda, el Partido Laborista, según la cual empezó presidiendo el gobierno Shimon Peres (con Shamir como ministro de Exteriores) y luego, desde 1986, pasaría a presidirlo Shamir.

Un resultado electoral similar en 1988 obligó a repetir gabinete de coalición -presidido por Shamir-, que duró hasta 1990. Desde entonces siguió gobernando en solitario, hasta que la derrota electoral de 1992 le obligó a dejar el gobierno al tándem laborista formado por Rabin y Peres.

La labor de gobierno de Shamir, en la medida en que pudo desarrollarla en situaciones de coalición con sus adversarios ideológicos, se limitó a continuar la de Begin: nacionalismo a ultranza, represión de los palestinos y nuevos asentamientos judíos en los territorios ocupados. Sólo tras su caída pudieron los laboristas iniciar un proceso de diálogo con los palestinos y los países árabes vecinos en busca de la paz en la región. En 1995 se retiró de la política.